Una inédita pelea entre dos firmas alimenticias está sacudiendo las redes sociales. La discusión la lleva adelante el empresario Ignacio Noel, dueño de Morixe, quien está acusando a Aldo Navilli, presidente de Molino Cañuelas, de los manejos financieros que desembocaron con el pedido de concurso preventivo de acreedores.

En la visión de Noel, la millonaria deuda que Molca (como se conoce en el ambiente a la empresa radicada en la localidad bonaerense ubicada a 60 kilómetros de la Capital) tomó con sus proveedores fue una actitud desleal que la colocó en posición ventajosa con la suya, que cumple con sus obligaciones. 

Lo llamativo fue que Noel se despachara con una serie de virulentos tuits en los que reprochó de manera directa a la familia Navilli, dueña del paquete accionario de Molino Cañuelas, no haber invertido dinero ni hacer los esfuerzos necesarios para buscar otra salida sin perjudicar a terceros.

"Accionistas de Molino Cañuelas : si tanto les preocupan los trabajadores y los acreedores, hagan un aporte de capital como hicimos los accionistas de Morixe (2 suscripciones en los ultimos 3 años)", tuiteó Noel, quien también puso a su empresa como ejemplo: "Morixe envió hoy aviso de pago de su Obligación Negociable. Cuando compres harina, acordate de comprar productos de empresas que cumplen sus obligaciones".

Para Noel, se trata de un caso típico de "empresario rico, empresa pobre", conducta que reprobó enfáticamente. "Hay que comparar cuál fue la variacion del patrimonio de la empresa y el del empresaurio (sic) entre 2014 y 2021. Para el caso Molca, si el empresaurio se enriqueció y la empresa se concursó, ¿qué dirías que pasó?".

Los fuertes posteos en las redes, que dejaron atónito al mundo de las finanzas, arrancaron el jueves cuando se supo que Molino Cañuelas había pedido la apertura de su concurso preventivo. Se trata de un mecanismo legal por el cual una empresa pide a sus acreedores refinanciar sus deudas y propone un plan de pagos, cuyo cumplimiento debe ser supervisado por el Poder Judicial. En el caso de Molco, se estima que los pasivos suman unos 1.400 millones de dólares, la mayor parte con bancos de primera línea, tanto oficiales como privados.

La presentación judicial fue realizada ante un juzgado comercial de la localidad de Río Cuarto, donde la empresa tiene una de sus 18 plantas. El detalle también motivó el irónico comentario de Noel. "Esto se llama 'forum shopping', es decir cuando se elige el juzgado para obtener ventajas. El domicilio legal declarado ha sido en Cañuelas, provincia de Buenos Aires, y se presentan en Río Cuarto, Córdoba?", denunció.