Los operativos de control de alcoholemia durante los fines de semana ya son algo más que habitual para evitar que las personas circulen al mando del volante bajo los efectos de las bebidas. Sin embargo, en La Plata ocurrió un hecho casi sin precedentes, cuando un joven borracho abandonó a su novia y se dio a la fuga porque lo atraparon con una gran cantidad de alcohol en sangre.

Todo sucedió durante el control de tránsito que se realizaba en la Diagonal 74 y 10, de la capital provincial. Este conductor imprudente tenía un nivel de alcohol en sangre que superaba cuatro veces lo permitido por las autoridades. 

 

Lejos de las insólitas y divertidas respuestas que dan los borrachos en estas situaciones, el hombre aceleró su vehículo y se fugó a gran velocidad. Mientras tanto, la policía, a pesar de comenzar una gran persecución, no logró dar con el prófugo que tenía varias copas de más.

El test y la fuga a toda velocidad por La Plata

Eran cerca de las 5 de la madrugada, momento en el cual un auto Chevrolet Corsa con vidrios polarizados se acercó al operativo del personal municipal. Los inspectores le hicieron señas al conductor para que frene y descubrieron que en el interior iba un joven y su novia.

Unos segundos después, las autoridades le solicitaron a joven toda la documentación del auto. Además, el conductor del vehículo se sometió al habitual test de alcoholemia que para sorpresa de todos arrojó 2,0 gramos de alcohol en sangre.

De inmediato y casi sin resistencia, en una maniobra veloz, el sujeto se subió al auto y salió arando y a toda velocidad por la calle 10, doblando en 49. La policía inició muy rápido la persecución, pero no pudieron dar con el vehículo al cierre del operativo de control.

Mientras tanto, una vez que se fugó el irresponsable, todos los testigos notaron que había dejado en el lugar todos los papeles del auto. Pero el detalle no menor es que no fue lo único abandonó el borracho.

 

En el sitio del operativo vehicular también había quedado la joven que rompió en llanto ante el abandono de su pareja. Este conductor decidió escapar de las consecuencias y dejó a la piba con las autoridades. 

Esta muchacha, de quien no trascendió la identidad, recibió asistencia por parte de personal de tránsito y la Guardia Urbana de Prevención. Se encontraba indignada y desconsolada al no poder entender como el novio dejó ahí tirada.

Ver comentarios