La familia es la principal fuente de muchos valores, enseñanzas y recuerdos que acompañarán a uno para siempre. La familia también es un punto de encuentro donde cada uno da lo mejor de sí para solucionar un problema.


La Fundación Leandro Olmos busca continuar la pasión de Leandro, hijo de Sonia Concina, presidenta y fundadora. Dicho objetivo es ayudar a quienes más lo necesitan. La familia Olmos, junto a los que aportan su ayuda, persigue el sueño de construir un mundo mejor, convencidos de que la solidaridad y las pequeñas acciones son fundamentales para lograrlo. Cada uno de los que forman parte de la fundación es gestor del cambio y cree que, desde el compromiso individual, se construyen los cambios colectivos.

La Fundación Leandro Olmos nació en el 2013 y crece día a día. Actualmente cuenta con un Hogar de Albergue, con capacidad para 18 niños y niñas, que se encuentran en situación de vulnerabilidad social.

Los próximos desafíos de la fundación son dos proyectos. Por una parte, en marzo del próximo año se inaugurará otro hogar para bebés de hasta tres años. Mientras tanto, también buscan abrir una casa para nueve madres solteras con sus hijos, donde se les dictarán talleres y se las capacitará para que puedan proveerse y llevar una vida digna.

"En la fundación estamos convencidos de que es importante rescatar los valores y las acciones positivas que nos hacen humanos"
, destacó Sonia al hacer alusión a la 'Campaña Ser Humano', que engloba todas las actividades que se realizan para lograr el tan ansiado cambio para una sociedad mejor. "Recuperemos juntos nuestra naturaleza solidaria, altruista y comunitaria y hagamos un gran cambio", es el mensaje de la familia Olmos.

De esta manera, la Fundación Leandro Olmos realiza una tarea de reparación del daño psicofísico a corto y mediano plazo, a través de la convivencia, en un contexto de afecto y contención donde se estimule y potencie las condiciones naturales y capacidades de los niños y las niñas que forman parte del hogar.