Cada persona tiene una forma de ser, emparentada con sus miedos, los riesgos a los que se expone, y con su mayor o menor grado de compromiso que asume diariamente por la vida. En todos esos aspectos, además, los prejuicios son vallas (a veces muros) difíciles de superar.

Algunos sortean sin problemas, naturalmente, esos temas. A otros, en cambio, nos generan ruido y condicionan la vida. Para saber si los prejuicios marcan a fuego tus días, contestá estas preguntas y sacá tus propias conclusiones.
 

1. Conociste a una persona que te agrada mucho en general, como para entablar una relación íntima, pero es 10 años mayor que vos.

a) Para mí, la edad es lo de menos en esos casos, lo importante es estar bien, sentirse a gusto con la otra persona, el calendario no me dice nada.

b) Si bien nos llevamos bárbaro, quisiera experimentar un tiempo, probar unas cuantas salidas, para ver si esa diferencia generacional no se da en la relación. Después vería qué hago.

c) Aunque la edad no debería ser un obstáculo, siento que una persona más grande que yo puede resultar, en algún momento de mi vida, un problema que no quisiera vivir. Prefiero desistir.
 

2. Tenés que ir a una entrevista de trabajo, pero tus dudas y tus expectativas son...

a) Enormes. De movida nomás me siento como la persona elegida para el cargo. Después veré qué pasa cuando llego al lugar, porque si no me gusta la entrada, ya me cambia el ánimo...

b) Aunque me presente a la entrevista, no voy con la seguridad de que me vayan a tomar. Siempre siento que no sé si doy el perfil que desean los empleadores.

c) Si no conozco a nadie y no es muy específico el aviso, no creo que vaya porque tengo temores de vivir un mal momento

3. Todos los días te levantás con el pie derecho, ya que temés que, si lo hacés con el izquierdo, la jornada pueda resultar imposible.

a) No le doy importancia a ese tipo de cuestiones, me da igual.

b) Creo en esas cuestiones, pero a veces no las recuerdo. Si durante el día me va mal, a veces pienso que es porque me levanté con el pie izquierdo...

c) Me fijo muy bien con qué pie me levanto, y lo mismo cada vez que ingreso a un lugar, siempre lo hago con el pie derecho, porque temo que, si no, me va a ir mal...

4. Una persona que no reúne ciertas condiciones de tus gustos personales sobre su aspecto (estatura, peso, cabello, etc.) te invita a salir...

a) No tengo por qué no aceptar la propuesta. Si bien no es es lo que uno espera, puede que resulte una excelente persona, más allá de lo estético.

b) Deberé analizar muy bien su propuesta. El físico no es todo, pero... Preguntar si está o no en pareja, hacer mis averiguaciones, y recién entonces decidiré qué hago.

c) Si no me gusta demasiado desde lo físico, no puedo arriesgar una salida que quizá no sirva de nada, tengo mis principios.

5. Te regalaron una ropa con muchos colores vivos y es el grito de la moda, pero lo ves más para un adolescente que para vos...

a) Primero me pruebo la prenda, veo cómo me queda, si no parezco un ridículo y la logro combinar, probablemente me la pongo y veo...

b) Aprecio muchísimo todo regalo que me hacen, venga de quien venga, pero no sé si me animaré a salir a la calle con esa prenda. A lo sumo la uso en casa.

c) Será muy lindo, vistoso, a tono con la moda, pero si la ropa no me agrada, difícilmente me la vaya a poner.

6. Te invitaron a un evento solidario, al que acudirá gente de otra condición social que la tuya.

a) Para un acto solidario, ya sea de la alta sociedad o de gente de bajos recursos, siempre me tendrán para brindar una mano.

b) Es una cuestión difícil de dilucidar, porque a veces te podés cruzar con gente de cualquier condición que es buena o mala, más allá de sus intenciones. Dudaría mucho antes de aceptar.

c) Si no me reúno para trabajar solidariamente con gente muy conocida, difícilmente acepte, porque la gente desconocida me genera muchos temores y dudas.

7. En una reunión familiar, se sienta a tu lado esa prima que lo único que hace es criticar todo cuanto decís.

a) Trataré de poner la mejor cara y, si no hay otro remedio, me cuidaré de no engancharme con sus rollos y en todo momento seré una persona componedora.

b) Haré todo lo posible por hablar con las otras personas de esa mesa, tratando de ignorarla y respondiéndole lo menos y más cortante posible, sin hacer papelones.

c) En cuanto me cruzo con quien me invitó o con un mozo canchero, le pido disimuladamente que me cambie de lugar. Y si no, mi permanencia en la fiesta será corta, porque no me la banco...

 

Resultados

Mayoría de respuestas A

No tenés mayormente prejuicios y te movés según los parámetros de lo que tu formación y
tu sentido común te dictan.

Mayor cantidad de respuestas B
Sos ambivalente, te asaltan ciertos prejuicios pero los buscás disimular. De todas maneras,
con auxilio terapéutico esas variables se estabilizan.

Mayor cantidad de respuestas C
No podés negar que los prejuicios son partede tu día a día. Es una elección de vida, y es
entendible que te pase, pero deberías buscar ayuda para superar ese estado.