El soldado afirmó que existen cinco colonias terrestres en el vecino planeta.

Jorge Fernández Gentile
paranormal@cronica.com.ar

Hace casi tres años que Randy Cramer ha dejado de ser el enigmático “Capitán Kaye”, como se hizo llamar inicialmente aquel extraño marine de la Armada de los Estados Unidos que, con el expreso permiso de sus superiores, en 2014 salió a contar una historia que en un primer momento pareció traída de los pelos y demasiado fantasiosa, en especial para los más escépticos. Es que por aquel entonces el experimentado supersoldado, como de alguna manera se calificaba, juraba a quien quisiera escucharlo que había servido en un secretísimo proyecto encarado por las fuerzas armadas de su país, en el que protegía a pequeñas colonias de terrestres en el no tan inhóspito suelo rojizo de Marte.

Una declaración que hizo al canal de noticias alternativas ExoNewsTV, pero que con el tiempo comenzó a ratificar e incluso ampliar. Dicha declaración bien podría ser tomada como proveniente de la alienada imaginación de un lunático (valga la licencia), pero resulta que los dichos de Cramer han continuado rebotando por el mundo y, además, aparecieron otras muchas personas para avalar sus sorprendentes afirmaciones.

Incluso, la más prestigiosa entidad que se ocupa del fenómeno OVNI, la MUFON, ha avalado esas declaraciones. ¿El hombre está mucho más evolucionado que lo que nos venden las agencias internacionales? ¿Acaso nos han mentido -u ocultado- durante décadas? ¿Apenas es la punta de un ovillo que al desatarlo puede generar un huracán incontrolable de noticias que la abrumadora mayoría de los habitantes del mundo no está preparada para recibir? ¿No es Marte el planeta que nos “vendieron” durante años? ¿Existen seres nativos hostiles en ese planeta? ¿La NASA ya posee una base en el lado oscuro de la Luna, donde se hacen “paradas transitorias”? ¿Aquellas naves triangulares a las que llamábamos OVNIs en la década del ’90 eran terrestres? Demasiados enigmas, que habrá que desentrañar. En esta nota se buscará despejar incógnitas, y ver hasta dónde es verdad y qué hay todavía por probar.

Contame una historia
El “Capitán Kaye” -como se hizo conocer por entonces Cramer- realizó hace tres años varias declaraciones que dejaron pasmados a todos quienes estaban en el estudio del canal de noticias alternativas ExoNewsTV. Es que allí el soldado afirmó que existen desde hace muchos años cinco colonias terrestres en el vecino planeta Marte, y que la principal, llamada Aries Prime, se ubica bien resguardada dentro de lo que es un enorme cráter, y que dentro del mismo se ha logrado crear una atmósfera respirable, densa y a la que se debe acceder con trajes especiales, pero respirable al fin, aunque hace mucho frío.

Si las revelaciones de Cramer por entonces ya generaban asombro, mucho más lo hizo cuando aseveró que tenía el permiso de sus más altos mandos para hablar del tema, y referirse a que también hay una organización militar internacional cuya función es proteger las colonias. Dicha organización es denominada bajo la sigla EDF, que en la traducción del inglés significa Fuerza de Defensa Terrestre. Según explica, su ingreso se produjo en 1987, cuando con 17 años y contra su voluntad, fue reclutado por la NASA para ser un supersoldado espacial. Es más, confirmó que los técnicos de la NASA, con tecnología aportada por extraterrestres, utilizaban naves triangulares con dispositivos antigravedad, para hacer la travesía Tierra- Luna- Marte.

Cramer insiste ahora que el proyecto de la NASA para colonizar Marte viene de antes de la década del ’60 y que por esos años se cristalizó. Incluso el supersoldado afirma que la atmósfera marciana es bastante parecida a la de la Tierra, aunque más densa, pero es necesario utilizar traje. Además, confirmó que existe agua y vegetación, y que un amanecer no es rojizo como muchos lo han imaginado, y se parece bastante al que se vive en nuestro planeta.

La Luna también juega
Al explayarse, Cramer, un tipo aparentemente normal y que luego de aquella nota ha dado infinidad de charlas, siempre manteniendo su relato, y sin apartarse de los dichos del primer reportaje, además confirmó que algo menos de dos décadas atrás fue reclutado por una rama secreta del cuerpo de marines yanquis.

Y como para terminar de derribar muros, afirmó que el entrenamiento especial que debió superar lo hizo en parte en una base ubicada en el lado oscuro de la Luna, otra etapa en Titán, una de las lunas de Júpiter, y el resto en el espacio abierto, dado que el acuerdo secreto incluye prestar servicios en las bases terrestres en Marte durante un período de aproximadamente 20 años. Es más, sorprendió al contar que fue transportado en una nave triangular con una luz central en el medio, igual a aquellas naves “extraterrestres” que surcaron los cielos de la Tierra años atrás.

Más testimonios
Uno de los puntos para que entidades tan creíbles como la MUFON consideren que Cramer no miente es que no ha sido el único que ha citado el tema, y que especificó que al regresar de esos viajes, todos sufrían un “borrado” de la memoria sobre los hechos que habían vivido, pero que a veces, con unos pocos, el procedimiento fallaba: tal es su caso.

Quizá por eso se puede llegar a creer cuando otro militar, Michael Relfe, manifestó haber prestado servicios para las EDF. Y que lo recordaba a pesar de todo. Asimismo, la célebre Laura Eisenhower -bisnieta del presidente y que ha investigado el tema fue invitada a retirarse a una colonia marciana.

Sin embargo, quien refuerza los dichos del marine es el ex funcionario de la CIA Andrew Baciago, quien ya hace mucho tiempo había denunciado la presencia humana en Marte, a través de colonias que se poblaban con abducciones y secuestros (¿de niños?) en nuestro planeta. Usted saque sus propias conclusiones.

Guerra con Marcianos
El por entonces “Capitán Kaye” indicó, además, que en Marte viven dos especies hostiles que son autóctonas del planeta rojo: una de las cuales es una especie reptiliana, que es la más agresiva, y otra de características insectoides. Explicó que ambas especies son muy inteligentes y territoriales, pero que no todo el tiempo hubo paz entre los “locales” y los colonos terrestres.

Así, el ex marine develó que en Marte reinó un ambiente pacífico entre los humanos y los marcianos durante algún tiempo, pero esto llegó a su fin cuando el comando de las EDF ordenó capturar un aparato reptiliano que protegían en una “cueva sagrada”.

Nadie ha confirmado las cifras de las que habla Cramer, pero aquella vez explicó que en dichas batallas más de mil soldados terrestres perdieron la vida, y apenas 28 lograron sobrevivir (obviamente, él fue uno de ellos), pero según sus dichos se logró asegurar el objetivo, por lo que la misión fue considerada exitosa.

Tras aquellos enfrentamientos armados, el “Capitán Kaye” fue beneficiado con la baja del servicio en un acto que se realizó en la base terrestre que está en la Luna y que fue presidida por el ex ministro de Defensa estadounidense Donald Rumsfeld. Desde ese entonces se encuentra en la búsqueda de pruebas que le permitan hacer salir a la luz la verdad.