En tiempos del coronavirus que llegó para cambiar muchas concepciones de la vida, pero también para aquellos que pueden complicarse en los desplazamientos, las plataformas de comercio electrónico pueden contribuir a mantener abasteci- dos los hogares, al tiempo que minimizan el contacto entre personas. Aquí suelen aparecer alternativas como los links de pago, las bille- teras virtuales, el abono digital a través de servicios que brindan los bancos (más conocidos como homebanking, su nombre en in- glés) y los pagos con los llama- dos códigos QR, en plataformas que se encuentran en la web, re- ducen la circulación de efectivo entre personas, minimizando su capacidad de exposición a riesgos y también el contacto entre ellas, sobre todo las que pertenecen a los grupos de riesgo.

Los números

De acuerdo con cifras oficiales de la empresa de servicios PayU, en la Argentina y Latinoamérica, aunque el estado de emergencia desaceleró por unos días algunos segmentos, el número de transacciones au- mentó y los sectores que eviden- cian el mayor crecimiento en el mes de marzo/20 con respecto a marzo/19 son los siguientes: su- permercados (86%); domicilios/ restaurantes (77%); droguerías (57%); servicios médicos (39%); facturación electrónica y pago de servicios (27%).

Usar la inventiva

Cabe destacar que el estado de emergencia llevó a los argentinos a abastecerse en productos alimenti- cios, de aseo y sobre todo de medi- camentos. Asimismo, el cierre ma- sivo de restaurantes y medidas para evitar que la gente salga a la calle aumentaron significativamente los servicios de entregas a domicilio y llevaron a las tres primeras cate- gorías a registrar el mayor número de transacciones en el último mes, algo que tiene una tendencia a su- bir con la renovación de cada pe- ríodo de cuarentena obligatoria. Por otro lado, los sectores más afec- tados y que registraron una mayor caída con respecto al mes pasado fueron: aerolíneas (-50%); entrete- nimiento (-36%), hoteles (-27%) agencias de viaje (-26%); vestuario (-27%) y seguros (-22%). En tan- to, aquellos segmentos que se han mantenido estables son: artículos para el hogar (13%) y estaciones de servicio (5%).

Golpe al turismo

Es muy importante señalar el im- pacto que representa la caída del sector turístico por parte de los consumidores sobre el comercio electrónico. En 2019, cerca del 20% de las ventas de las agencias de viaje y hoteles se realizaron a través de Internet. La caída en las reservas turísticas, así como las can- celaciones de tickets aéreos, reper- cuten directamente sobre el sector, pues tradicionalmente estas son las categorías de economía digital que más compran los argentinos. De hecho, se estima que el ticket promedio es de unos 37 dólares por cada transacción y como pa- sarela de pagos electrónicos se realiza un seguimiento detallado a los patrones de demanda de los consumidores. Durante las próximas semanas de aislamien- to preventivo es de esperar que el consumo de bienes suntuarios a través de Internet caiga, y que siga creciendo el consumo de bie- nes y servicios de vital importan- cia para nuestro hogar.

Tecnología vs salud visual

En días de cuarentena por la pandemia del Covid-19 la rutina de la mayoría de las personas puede resultar muy variada, a menos que por no hacer nada terminemos aburriéndonos. Sin embargo, encuestas reflejan que una abrumadora mayoría pasa los días esperando que se levanten las restricciones, pero se las ingenia en dedicarse a leer, escribir, dibujar, mirar la televisión, pasar más tiempo con el teléfono celular. los más chicos tienen además tareas que se cumplen a través de programas que se pueden observar por TV, mientras que muchos sí pueden trabajar desde sus casas frente a la computadora.

Empero, si se considera todo cuanto hemos enumerado, queda muy en claro que nuestra vista está mucho más exigida que lo habitual. Por eso mismo es tan importante cuidar nuestra salud visual, y que los ojos descansen. El uso indiscriminado de dispositivos móviles le puede provocar a muchas personas lo que los especialistas llaman el síndrome visual informático (SVI). Se trata de una afección que aparece por el gran esfuerzo de los ojos a causa del uso prolongado de pantallas electrónicas.

Los principales efectos suelen ser la visión doble o borrosa, la fatiga, la sequedad ocular, los mareos, los ojos rojos o el constante dolor de cabeza. Se estima que el 90% de las personas que pasan tres horas o más seguidas delante de una pantalla pueden desarrollar este síndrome. Los expertos aconsejan descansar de cinco a diez minutos cada hora, parpadear con regularidad y cerrar los ojos o desviar la mirada de izquierda a derecha. Esto va a ayudar a minimizar el impacto de la evaporación de la lágrima delante de las pantallas y a evitar la fatiga visual.

Avance y nuevas posibilidades

El informe “Flexibility at Work”, que analiza la influencia de nuevas tecnologías en el trabajo, prevé la evolución de muchas formas de empleo, modificando el 30% de los empleos, mientras que 1 de cada 7 trabajos actuales desaparecerá.

La digitalización posibilitará la aparición y diversificación de nuevos regímenes de trabajo, más allá de los trabajos fijos a tiempo completo. De este modo, crecerá el empleo a tiempo parcial, trabajo a través de ETT y autónomos. De hecho, esta tendencia ya está creciendo a pasos agigantados, ya que, por ejemplo, en Estados Unidos pasaron del 10,7% al 15% entre 2005 y 2015.

“El teletrabajo no va a ser el único avance tecnológico obligado que nos va a traer la pandemia. La automatización aumentará su protagonismo por la importancia de evitar aglomeraciones, y lejos de amenazar al empleo, generará oportunidades. Para los profesionales interesados en aprovecharlas es recomendable seguir de cerca la evolución del mercado laboral y apostar por la formación continua”, explicó Valentín Bote, director de Randstad Research.