Fue un viernes de agosto de 2018 cuando la adolescente Greta Thunberg decidió faltar al colegio para sentarse frente al Parlamento de Suecia con un cartel que decía “Huelga escolar por el clima”. Así inició un movimiento contra el cambio climático que la llevó a liderar una huelga mundial con actividades en 156 países e inspiró a cientos de miles de jóvenes. Pronunció duros discursos ante jefes de Estado, se reunió con el papa Francisco y enfrentó Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Como si fuera poco, a sus 16 años, Greta se convirtió en Persona del Año de la revista Time por su lucha por proteger el medio ambiente.

“Los cambios significativos rara vez ocurren sin la fuerza galvanizante de individuos influyentes y en 2019 la crisis existencial de la Tierra encontró una de esas personas en Greta Thunberg, detalló la publicación.

Joven combativa

El interés de la joven por el cambio climático comenzó a los 8 años, cuando durante una clase uno de sus maestros explicó por qué había que ahorrar papel y apagar las luces. Desde entonces, Greta no come carne, no toma leche, no viaja en avión y dejó de comprar cosas a menos que sean “absolutamente necesarias”, según explicó.

Sus padres, una cantante lírica y un actor y productor, siguieron su ejemplo y modificaron sus conductas para respetar al medio ambiente. El año pasado, tras una sequía que azotó a Suecia, la adolescente comenzó a faltar al colegio todos los viernes para protestar frente al Parlamento en Estocolmo y exigir que el gobierno redujera las emisiones de carbono de acuerdo con lo establecido en el Acuerdo de París. Al poco tiempo, se le unieron otros compañeros de la escuela, y luego más jóvenes de otros colegios.

A medida que los participantes se multiplicaron, el movimiento impulsó el nacimiento de la organización Fridays for the Future (Viernes por el Futuro), del que son parte más de un millón de niños y adolescentes.

En su corta carrera activista Greta brilló en dos momentos: cuando brindó un movilizante discurso en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2018 (ver recuadro ¿Cómo se atreven...?) y luego, al advertir a los jefes de Estado en el Foro Económico Mundial: “Nuestra casa está en llamas. Estoy acá para decirles que nuestro hogar está ardiendo”, leyó Thunberg en esa cumbre.

Recientemente, se dirigió al Comité Económico y Social Europeo, en la Asamblea Nacional francesa, y fue la protagonista de la Cumbre de Cambio Climático en Madrid (COP25). “No tenemos ya tiempo de no hacer caso a la ciencia. La gente está muriendo por la crisis climática”, señaló la activista, y recordó el aumento de temperaturas y el derretimiento de los casquetes polares: “Esto es en lo que me quiero centrar”. “Por favor, díganme cómo se cuentan estas cosas sin mostrar un ápice de pánico. Realmente me gustaría saberlo”, preguntó la joven desafiando a un auditorio colmado.

Tiene varios frentes

En su perfil de Twitter, Greta Thunberg se define como una “activista ambiental con asperger”, síndrome del espectro autista que le fue diagnosticado a los 12 años y al cual considera una ventaja. “El asperger me hace pensar y verlas cosas fuera del marco tradicional. Y no me creo mentiras fácilmente, puedo ver a través de las mentiras”, dijo la activista.

Su lucha le ganó enemistades poderosas, Greta mantuvo cruces con líderes políticos que poco han hecho (por no decir nada) por el cambio climático. Después de ser designada por la revista Time como personaje del año, la activista sueca fue criticada por Donald Trump, quien vía Twitter calificó su reconocimiento de “ridículo” y la mandó a “trabajar en su problema de ira”. La adolescente respondió con ironía utilizando sus dichos para modificar su biografía en la red social: “Una adolescente trabajando en su problema para controlar la ira. Actualmente relajándose y mirando una película, como a la antigua, con una amiga”, se lee en la cuenta de la joven, a la que siguen más de tres millones de personas.

Ver más productos

San Gabriel de la Dolorosa, en el recuerdo de la Iglesia católica.

La Iglesia recuerda a San Gabriel de la Dolorosa

La Vengadora, de Florencia Canale, su último libro.

"Me veo tomada por las historias que escribo"

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos