Cómo evitar el contagio de hongos cuando vamos a una piscina es todo un tema. Es que, con la llegada del verano, darse un refrescante chapuzón, ya sea en un club o en una pileta de lona que se coloca en el jardín, es un disfrute para cualquiera y en especial para los chicos, que gozan como pocos del sol, el agua y el calor. Pero sucede que este mal, que no es el único aunque sí de los más frecuentes, suele resultar un inesperado problema a resolver.

Diminutos atacantes

Los hongos son pequeños microorganismos que pueden llegar a permanecer durante meses en estado vegetativo, en forma de esporas. Al darse las circunstancias ideales de humedad y temperatura (entre 20 y 28 °C), inician su crecimiento y su proliferación. Estas condiciones se dan especialmente en piletas, por lo que es imprescindible que se ponga especial atención para no contraerlos. En ese sentido, la dermatóloga Natalia Muñoz Balestra (M. N. 101.535; M. P. 226.554) afirma: "La prevención es el mejor tratamiento", y da una serie de consejos útiles, como, por ejemplo, no caminar descalzo por el borde de la piscina, la ducha o los vestuarios, y utilizar un calzado abierto, tipo ojotas.

Algunos hongos sobreviven en los restos de células descamadas de la piel, por lo que el contacto directo con estas es una de las principales causas de infección. El contagio se evita usando calzado propio, sin compartirlo, ya que podrían quedar restos de otra persona infectada. Por la misma razón, se recomienda ducharse antes y después de ingresar a la pileta, inclusive a la propia.

El valor de la ducha

Con la ducha se barren las células muertas, probables portadoras de hongos. Así se evita que se sigan propagando y contagien a otras personas del natatorio. De igual forma, y como la humedad es uno de los principales factores que hacen posible la proliferación de esos microorganismos, hay que secar bien las zonas que habitualmente quedan húmedas, como los pliegues entre los dedos de los pies, las axilas y la entrepierna. Y que cada uno utilice su toalla, ya que, al igual que el calzado, es una vía de contagio.

El sudor excesivo es otra de las causas, ya que los hongos proliferan en zonas húmedas y calientes de los pliegues del cuerpo en los días de altas temperaturas. Para prevenir que esto suceda, se recomienda tomar duchas a lo largo del día de modo de limpiar esas zonas que pueden resultar propensas a desarrollar hongos. Asimismo, existen polvos secativos que mantienen las axilas, los pies, las manos y la entrepierna secos, lo que además impide que los hongos se propaguen.

El contagio, latente

A pesar de la prevención, si concurrís a un natatorio, te exponés al contagio. Si sentís ardor, picazón, descamación o fisuras en el lugar de la infección, es probable que hayas contraído el mal. En esos casos, lo importante es que consultes inmediatamente con un médico y no compres cremas de venta libre sin saber de qué tipo de hongo se trata. El dermatólogo sabe cuál es el tratamiento específico para cada infección, que a veces puede durar varios días. Algo que, además, te alejará de la piscina hasta que recibas el alta.

A veces falla: toda prevención no basta

"Me lavo, me seco, hago todo bien, y sin embargo no pude pasar la revisión médica para ir a la pileta, me dijo el doctor que tengo hongos”. La frase de un jovencito que, frustrado, se iba del consultorio, donde el médico a cargo le impidió ingresar al natatorio, le hizo una receta para colocar una pomada antihongos, que le permitiría, una semana después, volver a intentar el trámite de la aprobación física, si dichos hongos desaparecen para entonces.

Así, muchos se preguntan por qué tienen hongos en los pies. Y los motivos, como ya lo hemos explicado en la nota principal, pueden ser múltiples factores. Porque con la higiene personal no alcanza.

Además de siempre secarse muy bien los pies, no hay que compartir zapatos, zapatillas no ojotas, además de ducharse cuando se entra y se sale del natatorio, para así retirarlos de ese primer contacto con el cuerpo. Porque las piscinas suelen tener colonias de hongos y, aun con todas las prevenciones, el mal puede prender.

Ver más productos

Este es el lugar donde decapitaron al beato Guillermo Harrington.

La iglesia recuerda hoy al beato Guillermo Harrington

La Vengadora, de Florencia Canale, su último libro.

"Me veo tomada por las historias que escribo"

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

Hubo muy buena sintonía entre el Papa argentino y el presidente de la República.

Encuentro Alberto-Francisco: "La unidad es superior al conflicto"

Ver más productos