Mucho se ha dicho y escrito desde el pasado lunes, cuando la inesperada noticia irrumpió en todos los rincones del mundo, al conocerse que una de las más bellas obras arquitectónicas góticas del pasado, la catedral de Notre Dame, ardía irremediablemente, enclavada en la pequeña isla de la Cité, en el río Sena que atraviesa París. Ese templo católico, cita imperdible de todo aquel que visitaba la capital parisina y no podía dejar de pasar por un monumento de la humanidad, que perduraba altivo tras 8 siglos de pie. Pero tras el fuego, imprevisto, pavoroso, se tejieron un montón de especulaciones, que sería difícil enumerar cuando aún golpea el estado de shock por la caída de la aguja mayor, envuelta en bocanadas de fuego y humo. Desde entonces se han reavivado una y mil teorías, conspiraciones y discusiones, sin que se pudiera aclarar (al cierre de este suple) qué pasó en ese enorme edificio abrumado de maderas, reliquias y una estructura que resultó endeble ante el avance del incendio, justamente cuando la catedral estaba siendo restaurada. Ya ha sido confirmado que el notable Nostradamus había adelantado en sus cuartetas proféticas el desastre, al citar que un símbolo de la cristiandad en Francia, España o Italia ardería de fuego purificador en la primavera. También el profeta y artista argentino Benjamín Solari Parravicini predijo en una de sus psicografías el derrumbe en París.

Independientemente de lo que se predijo, varios analistas especulaban inicialmente con un potencial atentado terrorista, algo que se fue desvaneciendo de igual manera que las llamas se fueron extinguiendo. Otros citaron que el joven herrero Biscornet, quien fue parte de la construcción, vendió su alma al demonio para así poder terminar a tiempo el trabajo que le habían encomendado, y que a pesar de la pasión que ponía, no lograba concluir. Muchos presuponen que, en medio de la obra por la restauración y mantenimiento del edificio, una chispa, simple, única, desató el fuego incontenible. Otros, menos pragmáticos, advierten que es una señal, del cielo o del infierno, según quiénes hagan el análisis, para poner en alerta de que algo bueno (o muy malo) está a punto de suceder. Por eso, mientras ya se empieza a analizar la reconstrucción, impulsada desde el gobierno francés, el Vaticano y con el aporte y la súplica de miles de fieles, el tiempo dirá si fue una señal, de quién, y en qué termina un hecho que ha impactado a la humanidad toda.

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos