Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

La visión es un sentido preciado para el ser humano, pero suele sufrir ciertas enfermedades que pueden llegar a perjudicarla, entre ellas la uveítis, que podría afectar a unos 300 mil argentinos si no se la diagnostica en corto plazo.

Para saber qué es, el doctor Pablo Franco (jefe del Servicio de Uveítis del Hospital Oftalmológico Santa Lucía y del Grupo Argentino de Uveítis, GAU) se refirió a que "es una inflamación de la parte interna del ojo que causa malestar y dolor en el paciente. Hay dos grupos: uveítis infecciosas y autoinmunes. Las primeras son difíciles de diagnosticar, pero su tratamiento suele ser por un período corto, en comparación con las autoinmunes que pueden volverse crónicas y requerir tratamiento por años, y hasta de por vida. Dependiendo de a qué parte interna del ojo afecte se subdividen en: anterior, intermedia, posterior y panuveítis".

Si bien no existe un registro de cantidad de afectados en nuestro país, si se extrapolan los datos de prevalencia mundial, casi 300 mil argentinos podrían desarrollar uveítis. Se presenta en una edad en la que los pacientes están en el período más activo de su vida profesional y laboral. Entre el 70 y 90% de los casos sucede entre los 20 y 60 años de edad, y en la mitad de los pacientes se inicia entre la tercera y cuarta década de la vida.

Síntomas

Entre los principales síntomas se encuentran la "disminución de la visión, ojo rojo, fotofobia, visión de flotadores o neblinas, y dolor en el globo ocular", y pese a que las molestias del ojo son reconocibles, la consulta a veces no es inmediata, lo que retarda el inicio del tratamiento cuando la inflamación ya está avanzada. En tanto, existe un momento en el que, si la persona es diagnosticada, tiene más chances de responder al tratamiento.

Los especialistas lo llaman "ventana de oportunidad del tratamiento", refiriéndose a las dos o tres primeras semanas siguientes al inicio de la inflamación.

"Es el momento inmediatamente posterior al inicio de la enfermedad, momento en el que aún no se sabe bien qué la produce. Si la persona es diagnosticada dentro de este período hay mejores posibilidades de tratarla y evitar complicaciones en el futuro" afirmó el especialista, quien agregó: "El éxito del tratamiento de la uveítis depende en gran medida del diagnóstico temprano y el inicio rápido del tratamiento. El tratamiento correcto, más allá de reducir molestias y dolores, evita la recurrencia y esto es fundamental ya que con cada una crecen las posibilidades de tener complicaciones".

Control

La falla o retardo en el diagnóstico, tratamiento y controles insuficientes son una causa importante de discapacidad visual y ceguera potencial. Como consecuencia, el paciente puede presentar complicaciones como: glaucoma, cataratas, desprendimiento de retina, edema macular y membrana neovascular, las cuales llevarán a una pérdida de visión transitoria o permanente.

La pérdida de visión causada por inflamación y/o por sus complicaciones aumentará los costos de la enfermedad para el paciente, como más medicación, tiempo de tratamiento, cirugías, interconsultas con especialistas y costos indirectos como lucro cesante, disminución en productividad, pérdida de habilidades y capacidades para conducir, leer y escribir.

La uveítis tiene tratamiento y en muchos casos se logran disminuir los síntomas y mejorar notablemente la calidad de vida del paciente. Si bien por el momento no existe una cura para esta enfermedad, existen nuevas opciones terapéuticas para acompañar a los pacientes.

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos