Ya sea por el cansancio de sobrellevar el aislamiento obligatorio que impusiera el gobierno nacional o por el deseo de encontrarse "materialmente" con otra persona, las parejas decidieron romper la cuarentena para volver a tener sexo y los números arrojados en un sondeo indican que casi un 50 por ciento de los encuestados, aplicó la medida por sus "instintos animales".

Para saber qué pudo haber ocasionado este aumento de encuentros sexuales, Crónica dialogó con Mauricio Strugo (psicólogo y sexólogo especialista en vínculos, M.N. 41.436), quien sostuvo que "en principio, mucho pasa por una determinada cantidad de cuarentena de 15, 20 o 40 días y otra muy distinta son más de 100, sabiendo que el ser humano es un animal gregario, o sea que necesita del vínculo para poder construirse, para poder vivir y al estar aislado, en especial para personas que les tocó estar sola, la recomendación en el principio era de tratar de evitar tener encuentros sexuales y que todo pasará por la virtualidad, hoy en día, en algún punto está siendo difícil de ser sostenida, la recomendación dada la ola de contagios y la cantidad de personas contagiadas, es tratar de mantener el aislamiento, pero aquellas personas que quedaron separadas por la cuarentena están buscando, ingeniándosela porque también a eso se debe el aumento de personas circulando en las calles, entre otras cosas, para poder verse".

El psicólogo agregó sobre este ítem, que "la sexualidad es todo, incluyendo la masturbación o el sexo virtual, pero llega un punto en donde las personas quieren compartir la corporalidad, quieren un encuentro con el otro, porque se extrañan, porque les cuesta esta situación de estar a la distancia, muchas parejas que están en esta situación, incluso se terminan, porque es difícil sostener la distancia y no funciona la virtualidad, si recién habían empezado y estaban con toda la expectativa del conocerse y seguir viéndose".

Chances de contagiarse

Otro punto a tener en cuenta es la posibilidad de contagio que hay en un encuentro casual entre personas, sobre todo si éstas no conviven: "Estamos en una situación donde no tenemos total certeza de cómo se contagia la gente. Se sabe que es mediante la transmisión de la saliva, pero hay distintos estudios que dicen que en el intercambio de fluídos sexuales también puede haber riesgo de contagio, entonces debemos cuidarnos, extremar cuidados en cuanto a la higiene, y también en cuanto a medidas preventivas. Recordemos que el preservativo está indicado como un método de cuidado para enfermedades infecciosas y para evitar embarazos, y la verdad es que producto de la pasión, excitación del momento, después de tiempo que una persona no se ve, habiendo generado una sexualidad en el sentido cibernética, las personas cuando se encuentran con esa intensidad pueden llegar a cometer un error, no cuidarse, y no solamente contagiar a personas de coronavirus, sino de otras enfermedades de transmisión sexual o degenerar un embarazo, entonces debemos tomar medidas para esto y la sexualidad en épocas de coronavirus es rara, porque a lo mejor no se tienen que dar besos por el intercambio de saliva, y tal vez hayan posiciones sexuales que quizás no son las más convenientes. Hay que, por ejemplo, utilizar el llamado campo de látex, que se genera con un preservativo", indicó Strugo.

Gente sin aguante

El psicólogo agregó que "Hay muchas situaciones que hacen que la sexualidad sea particular, así y todo la gente por la necesidad de tener un encuentro sexual o el deseo de encontrarse, prefiere a veces lo contrario a lo que se recomienda y con consecuencias penales, pasar esta barrera y intercambiar casas. Tengo pacientes que me cuentan de estas situaciones, donde van turnándose de una casa a la otra, o se fueron a vivir a la casa de personas que estaban conociendo, y se arriesgan a la situación".

Consultado sobre cómo puede ser la sexualidad a futuro, el profesional (@mauriciostrugo) argumentó que "como todo la evolución del ser humano hace que todo nuestro ser evolucione. Nunca somos los mismos, sobretodo cuando se dan situaciones que sí o sí nos hacen cambiar, tal vez en algunas cuestiones la sexualidad siga siendo lo mismo en lo básico, y seguramente en todas estas cosas que vienen pasando, la sexualidad también se irá adaptando, porque ese es el ser humano y es la condición para seguir sobreviviendo".

Strugo finalizó diciendo que "no me animo a pronosticar hacia donde va a ir la sexualidad, pero espero que tenga que ver con disfrutar el placer y el encuentro, pero con algo más de conciencia de la elección de cuándo y cómo queremos brindarnos a la sexualidad. Quizás lo que cambie un poco sea el sexo casual, tal vez por un tiempo, porque va a estar este riesgo, como en su momento con la aparición del HIV, en los primeros años la gente estaba conmocionada y empezó a tener más cuidados y habrán bajado los encuentros casuales. Después la gente entendió que con el uso del preservativo y cuidados, había menos riesgo de contagios".

Lo cierto, es que más allá de la pandemia de Coronavirus y los riesgos que conlleva salir a la calle, la gente "volvió a su normalidad", la de encontrarse con el otro y pasar un momento íntimo y agradable, a pesar de todo, incluso de exponerse a una causa judicial o a poner en jaque su salud.

Hay que saber cuidarse, para cuidar al otro

En tiempos donde la pandemia por el COVID-19 sigue dejando estragos en todo el planeta, es muy importante tener cuenta los tipos de protección que existen para evitar no sólo el contagio de este mortal virus, sino de otras enfermedades de transmisión sexual. El doctor Strugo es muy claro en sus conceptos al explicar que “lo que pasa es que el preservativo en sí, es un método de prevención para el hombre y obviamente para usarlo con quien sea, porque su pareja puede ser mujer u otro hombre. El campo de látex es un método de prevención que puede aplicarse la mujer o que puede aplicarse en el ano o vagina, para prácticas más específicas".

"Para el sexo anal se debería usar preservativo, pero para lo que se llama Cunilingus, lo ideal sería practicarlo con este campo de látex, que es un preservativo que se abre y se genera una tela o látex que se usa para este tipo de prácticas que no todos practican. Son métodos preventivos de enfermedades de transmisión sexual que se usan, no es que esto surgió por ahora por el coronavirus, sino que es un método que suelen utilizar las mujeres para evitar enfermedades de transmisión sexual cuando la relación sexual no necesariamente sea con un hombre”, agregó. 

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos