Por Jimena Golender
salud@cronica.com.ar

En el mundo, 1.900 millones de mujeres estaban en edad de tener sus períodos menstruales en 2017, lo que representaba 26% de la población mundial, a un promedio de 65 días de duración al año. Desde hace cientos de años, quienes lo atraviesan recurren a diferentes técnicas para higienizarse: tampones y toallitas descartables o en algunos casos, de tela. Encontrar un sistema efectivo para los días de menstruación es clave para sentirse más cómodas y cuidar la salud.

Así, a las opciones disponibles se sumó otra alternativa, que si bien existe desde hace décadas, fue recién en los últimos años que el producto evolucionó y la oferta se amplió. Por eso la copa menstrual no para de sumar adeptas, dadas sus atractivas características: es saludable, económica, ecológica y apta para mujeres de todas las edades.

¿Qué es?

Es un recipiente de silicona que se inserta en la vagina y recoge el flujo en lugar de absorberlo, como hacen los tampones, por lo que no deja restos de fibras y, por eso, no produce alteraciones en el entorno vaginal natural. Al ser de silicona médica o TPE, es suave y flexible, y se adapta sin arañar ni secar las paredes vaginales. Otro punto a favor es que evita que el aire exterior entre en contacto con las pérdidas, previniendo la proliferación de bacterias y otros microorganismos que usualmente generan infecciones. Además proporciona hasta 12 horas de protección sin tener que cambiarla. Con un buen mantenimiento su vida útil se estima entre 10 y 15 años, lo que permite ahorrar dinero que de otra forma se invertiría en productos descartables.

A diferencia de los tampones que también se usan internamente, la copa menstrual no absorbe la sangre, sino que la contiene en su interior hasta que se extrae y se desecha, convirtiéndola así en la opción más saludable para esa zona íntima. Además, su impacto ecológico es considerablemente menor en comparación con el resto de opciones disponibles.

“Las toallitas producen mucha alergia de contacto. Esto lo evita. Para el medio ambiente es mucho mejor, porque está reciclando todo el tiempo un mismo instrumento para la higiene femenina. Hay que calcular que por mes (la mujer promedio) usa más de un paquete de toallitas que tardan años en degradarse. El impacto ecológico es muy importante”, explica la doctora Alejandra Belardo (M.N. 78361), Jefa de Sección de Endocrinología Ginecológica del Servicio de Ginecología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Informarse, la clave

Las copas menstruales son un método seguro y eficaz para las mujeres que menstrúan, según un estudio científico que revisó datos de 43 investigaciones anteriores, y de consultar a 3.319 mujeres sobre su uso. El 70% de quienes ya la utilizaron indicaron que lo prefieren frente a otros métodos como tampones o compresas, de acuerdo a un artículo científico publicado en medios internacionales de salud. Si bien el boca a boca entre mujeres ayudó a popularizar este método y derribar ciertos mitos, aún existe mucha desinformación.

En este aspecto, la especialista aclara que es fundamental el rol de los profesionales. “Hay que ofrecerla y darles a las pacientes la información necesaria para que decidan libremente si quieren usarla o no. En el último tiempo aumentó muchísimo la consulta para preguntar acerca de la copa menstrual, especialmente las más jóvenes”, dice Belardo.

¿Cómo se utiliza?

La copa se inserta doblada en la vagina y, una vez adentro, recupera su forma natural y se adapta a la anatomía de cada mujer. “La mayoria son de silicona o látex y se deslizan fácilmente. Algunas mujeres pueden experimentar algo de dificultad en colocarla al principio, pero es muy sencilla de usar”, aclara Belardo. De ser necesario, se puede recurrir a un poco de lubricante para introducirla, ya que no perjudica a la copa.

Lo que sí resulta fundamental para mantener la higiene y asegurar la máxima durabilidad del producto es que mientras dure la menstruación, cada vez que se extraiga la copa se debe vaciar y enjuagar con agua.

Al finalizar el período, se esteriliza con agua hirviendo para eliminar cualquier bacteria que pueda haber adquirido al manipularla.

Ver más productos

San Alberto Magno, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Alberto Magno

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos