Según informe secreto que se filtró del Pentágono de los Estados Unidos, se indica que años atrás el portaaviones USS “Nimitz” de la Armada estadounidense fue observado durante varios días por un OVNI que se desplazaba a la “velocidad de misiles balísticos”, según se reporta, y que podía flotar sobre el mar durante varios días.

Aunque el informe del año 2009 no posee fecha o logotipo de la agencia, pese a eso cuatro funcionarios han confirmado que fue elaborado como parte de un programa del Pentágono con participación de diversas reparticiones, según indica una nota realizada por Las Vegas Now.

La estación de noticias obtuvo el informe sin clasificar mientras visitaba Washington, D.C. para una reunión informativa organizada por el ex senador Harry Reid. El informe revela sorprendentes nuevas historias de primera mano del encuentro del 14 de noviembre de 2004, que fue documentado en video que se reavivó en diciembre del año pasado.

El incidente se desencadenó cuando el portaaviones “Nimitz” realizaba ejercicios de entrenamiento en la costa del sur de California y México antes de su despliegue en el mar Arábigo.

Comenzando aproximadamente el 10 de noviembre, el USS Princeton, un crucero de misiles guiados de clase Ticonderoga, hizo múltiples contactos de radar con lo que el informe llama un Anomalous Aerial Vehicle (AAV) (o Vehículo Aéreo Anómalo, en castellano, aunque para nosotros se trataba de un OVNI).

El principal jefe de control de incendios en Princeton, que estaba equipado con un radar multifuncional muy avanzado, informó que el AAV apareció desde más de 18 kilómetros y descendió “muy rápidamente” a aproximadamente 15 metros sobre la superficie del océano. El objeto se mantuvo en el lugar por un corto tiempo y luego se retiró a alta velocidad, demostrando capacidades avanzadas, explicó el alto funcionario.

El jefe principal, que tenía 17 años de experiencia en control de fuego en cruceros, dijo que nunca obtuvo una pista precisa sobre el AAV, ya que exhibían velocidad consistente con un misil balístico, pero el radar estaba configurado para interceptar aire en lugar de misiles balísticos.

Luego, el 14 de noviembre, la Princeton nuevamente detectó un AAV aproximadamente a las 11 a.m.. Entonces alertaron a los aviones F/ A-18 que estaban regresando al USS Nimitz de un ejercicio de entrenamiento. Un avión de vigilancia E-2C Hawkeye también estaba operando en el área e intentó un contacto por radar en el AAV, pero solo hizo contacto intermitente ya que no pudo obtener una pista, pese a la visibilidad ilimitada de ese día, con cielo claro y el mar en calma, según el informe.

El primer avión de combate en investigar, un F/ A-18C de un solo asiento del USMC, voló dentro de las cinco a 10 millas náuticas de la ubicación del AAV, pero no pudo verlo. En cambio, informó haber observado una perturbación circular en el agua de unos 50 a 100 metros de diámetro. Esto le recordó al piloto algo que se sumerge rápidamente en el océano, como un submarino.

El informe hipotetiza que “es posible que la perturbación haya sido causada por un AAV, pero que el AAV pudo haber estado ´oculto´ o haber sido invisible para el ojo humano”.