El mundo se tiñe de verde. Este domingo se celebra el día de San Patricio, un festival cultural que traspasó las fronteras de Irlanda hacia el mundo. Lo que comenzó como un acontecimiento de índole religiosa, con el tiempo se transformó en una fiesta popular y multitudinaria donde el color verde, los tréboles y las cervezas no pueden faltar.

¿Quién fue?

Se dice que San Patricio fue un misionero británico que a sus 16 años fue raptado por piratas y vendido como esclavo. Estuvo prisionero 6 años en Irlanda, donde aprendió el idioma celta y se volcó a la religión. Cuenta la historia que un día Dios le habló diciéndole que ya era hora de volver a casa y empezar a seguir su legado. Fue entonces que escapó, volvió a Gran Bretaña, se convirtió al catolicismo y se le encargó la misión de evangelizar y predicar el cristianismo en Irlanda. También se le atribuyen varios milagros (por algo es santo) como el haber echado a las serpientes de Irlanda enviándolas al mar, donde se ahogaron. Existen quienes afirman que nunca hubo serpientes en Irlanda y que en realidad se trata de una metáfora basada en un símbolo pagano, que simbolizaba el fin del paganismo en el país. El 17 de marzo fue el día de su muerte, y en homenaje a él se celebra y conmemora desde entonces.

Costumbres

En Irlanda, este día ocupa un lugar importante para la tradición católica. La mayoría de las familias tratan de mantener viva la costumbre, vistiéndose de verde, bailando con música celta o preparando platos típicos con recetas que han pasado de generación en generación. La vestimenta también es un punto clave. En el día de San Patricio no pueden faltar las prendas y gorros de color verde y el símbolo más tradicional, el trébol.

Según cuenta la historia, el sacerdote solía colocar un trébol en su ropa como una metáfora para explicar el misterio de la Santísima Trinidad, el padre, el hijo y el espíritu santo (tres personas). Luego sus feligreses adoptaron esta costumbre y comenzaron a usar los tréboles durante sus servicios religiosos.

La fiesta dura cinco días en que los habitantes y los miles de turistas que arriban al país, pueden disfrutar de lo mejor de la gastronomía tradicional del lugar, las mejores cervezas y, por qué no, un buen vaso de whisky. La cocina irlandesa se caracteriza por platos en donde predominan las papas, el col, las legumbres y el pescado. Aunque durante la fiesta de San Patricio abundan las salchichas de cerdo, los guisos de ternera, los pasteles de carne y cerveza o de riñones, los estofados y el clásico pan de soda. El auténtico pan irlandés no lleva levadura, por lo tanto, no necesita reposar. Su origen se debe a la adaptación de los irlandeses para producir alimentos en un entorno climático con temperaturas demasiado bajas.

En el mundo

La tradición, la gastronomía, la música y el baile tiñen de verde por un día numerosos rincones del planeta. En ciudades como Boston y Nueva York los irlandeses inmigrantes comenzaron a celebrar el día de San Patricio con un desfile callejero a partir de la década de 1760, que supo convertirse en el más grande del mundo y es presenciado por más de dos millones de personas cada año. En Chicago tienen la tradición de pintar el río que atraviesa la ciudad de color verde para celebrar, utilizando un colorante vegetal biodegradable.

A lo largo del siglo XX, la celebración de San Patricio se expandió hacia otros países, especialmente en la región latinoamericana. Así, desde hace años México, Brasil, Chile y Argentina también festejan el día de San Patricio, una jornada que arranca con mucho verde y concluye en la madrugada del 18 de marzo, con la última cerveza.

El alcohol y sus efectos
La opinión de la Lic. Laura Saponare
Licenciada en Nutrición
Educadora en diabetes
(MN 7258)


Las costumbres gastronómicas del día de San Patricio incluyen la cerveza como destacada. Esta es una bebida alcohólica, no destilada, que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales cuyo almidón se fermenta en agua con levadura y se aromatiza a menudo con lúpulo, entre otras plantas. Con el boom de las versiones artesanales, encontramos diversos sabores y variable graduación alcohólica.

Efectos del alcohol a corto plazo

Los primeros efectos que puede experimentar una persona que ha consumido alcohol en cualquier dosis incluyen alteraciones motrices, dificultades para caminar, lentitud en los tiempos de reacción o habla difusa.

Cambios emocionales: El consumo de alcohol conlleva una serie de desequilibrios en la química cerebral que afectan tanto al comportamiento, como a los pensamientos, sentimientos y emociones.

Lapsus de memoria: la ingesta del alcohol puede llegar a producir pequeños deterioros en el hipocampo. Este deterioro se manifiesta a través de lapsus en la memoria, los cuales pueden presentarse solamente unas horas después de haber consumido pequeñas cantidades de alcohol.

Pérdida de conocimiento: los síncopes o pérdidas de la conciencia por breves períodos de tiempo son habituales en aquellas personas que beben grandes cantidades de alcohol de manera muy rápida, provocando desfallecimientos y pérdidas de conocimiento.

Ver comentarios