El ser humano elige vivir acompañado por naturaleza. Los amigos, la familia, los compañeros de trabajo, la pareja, todos enriquecen y potencian la vida de uno mismo.

Pero ¿qué pasa cuando las preocupaciones y objetivos personales pasan a estar por encima de los de los demás? Existe un punto medio sano entre el egoísmo y la generosidad que no conoce límites. Respondé las preguntas y descubrí qué tan individualista sos.

1. ¿Cómo te caen los consejos ajenos?
a) Los necesitás. No podrías tomar ninguna decisión sin recomendaciones de otras personas.
b) Los tenés en cuenta si se trata de alguien que te conoce bien.
c) Los de afuera son de palo. La única opinión que importa es la tuya.

2. ¿Cuál es tu opinión del trabajo en grupo?
a) Es mejor que hacerlo solo. Nunca sabés ni por dónde empezar
b) Depende de la situación, puede potenciar o limitar las capacidades individuales.
c) Preferís trabajar solo así no hay nadie estorbando.

3. Salís a comer con amigos y a la hora de pedir los platos…
a) Dejás que decidan los demás, no te gusta andar debatiendo por comida.
b) Lo mejor es pedir una parrillada o picada y que todos compartan.
c) Pedís lo que te gusta y sólo pagás lo que vos ordenaste.

4. Los regalos de cumpleaños…
a) Se piensan durante semanas hasta dar con el obsequio perfecto para el otro, no importa el precio.
b) Si es para un amigo o familiar se juntan entre varios para comprarlo.
c) Sólo son merecedores aquellos que te han regalado algo y de un valor similar.

5. Un amigo chocó con su auto y te pide prestado el tuyo. Vos...
a) Se lo prestás por el tiempo que necesite y con el tanque lleno.
b) Te ofrecés a llevarlo a donde haga falta pero no podés quedarte sin traslado.
c) Ni loco se lo das. Por algo chocó.

6. Si ganaras la lotería, ¿qué es lo primero que harías?
a) Comprarles una casa a tus padres, un auto a cada uno de tus hermanos y un viaje para hijos y sobrinos.
b) Ayudarías a los familiares que están más complicados económicamente y realizarías ese viaje que siempre soñaste.
c) Te comprarías todo lo que alguna vez quisiste.

7. Estás planeando una escapada en pareja. ¿Cómo deciden el destino?
a) Lo dejás al otro que elija libremente. Seguro la suya será la mejor elección.
b) Proponés tus ideas y entre ambos negocian hasta encontrar la opción que les guste a ambos.
c) Irán a donde vos quieras o a ningún lado.

8 Un familiar te pide ayuda con su mudanza, que cae justo en tu día franco. ¿Qué hacés?
a) Vas a darle una mano a primera hora y no te vas hasta acomodar todos los muebles.
b) Te ofrecés a pasar la tarde ayudando y cebando mate.
c) Inventás alguna excusa para evadir la situación.

Mayoría de respuestas A 
Tu generosidad no tiene límites. Estás siempre dispuesto a brindar ayuda a quien lo necesite. Lamentablemente existirá gente que se aproveche de esto o que no lo valore lo suficiente. Aprendé a decir que no a aquellos que no merezcan tu bondad.

Mayoría de respuestas B
Sabés compartir y tener en cuenta a los demás, pero sin perderte a vos mismo. Para estar bien con otros, primero hay que estar bien con uno mismo, ese es tu lema. Y tenés bien claro cuándo poner límites para evitar que se aprovechen de más. Has llegado al equilibrio entre cuidarte a vos mismo y ayudar al otro.

Mayoría de respuestas C
Sos egoísta por naturaleza. El universo gira a tu alrededor y todos deben respetar tus reglas y tiempos. Cuando tu único propósito es tu propio éxito, sin importar lo que le suceda a nadie más, puede resultar en una vida solitaria y sin afectos. Aún estás a tiempo de modificarlo.