Las nuevas tecnologías son imprescindibles hoy en día, y entre las muchas ventajas que ofrecen, una muy importante es la posibilidad de divulgar un mensaje. Érica Lanfranchi es la creadora del blog “Mi vida con Faustina”, un medio por el cual relata el día a día de su hija de tres años, quien tiene síndrome de Down.

De esta manera, les transmite su mensaje de inclusión a todos los padres que viven la misma situación y, sobre todo, demuestra que las diferencias son solamente superficiales.

Luego de romper las barreras de las familias tradicionales y convertirse en madre de Faustina, hoy dedica su día a día para que la inclusión sea una realidad. En efecto, ella decidió someterse a un tratamiento de fertilización in vitro con un donante anónimo y, luego de varios intentos, ataques de pánico y muchas sesiones de terapia, cumplió su sueño de ser mamá.

“Tuve un embarazo hermoso, sin complicaciones”, contó la madre de Faustina, su beba que nació con síndrome de Down pero “no lo sabíamos, no salió en ningún estudio”.

Al momento del nacimiento de Faustina, ninguna de las enfermeras ni de los médicos quería darle la noticia de que su hija, que tanto le había costado traer al mundo, tenía síndrome de Down.

“Yo misma tuve que contenerlos. Les dije que lo único que me importaba era que ella estuviera bien y, por suerte estaba en perfectas condiciones clínicas”, relató Érica, quien lleva un compromiso muy fuerte por dejarle una sociedad más igualitaria a su hija.

“Si yo la presento como a cualquier otro chico y hace lo que cualquier otro puede, entonces ella va a lograr hacer lo que quiera. Me propuse que el entorno la reciba de la misma manera que yo y esa es mi misión”, explica la madre de Fausti, como la llama ella.

“Muchos me preguntan cómo hice para que Faustina pueda hablar como lo está haciendo a sus tres años de edad. Y yo contesto que simplemente hicimos las mismas cosas que habría hecho con una hija sin este síndrome. Y que creo que simplemente es que ella no presenta gran dificultad en este aspecto”, remarcó Érica. “Mi vida cambió maravillosamente cuando mi hija Faustina nació con síndrome de Down.

Miles de seguidores El blog “Mi vida con Faustina” cuenta con 620.000 visitas y 31.500 “me gusta” en Facebook.

Hoy vivo una maternidad plena y quiero compartirla con ustedes con el objetivo de derribar mitos y prejuicios, dar un mensaje de amor y ayudar a otras familias”, reza le entrada del blog “Mi vida con Faustina”.

Érica brindó su opinión sobre por qué debe tratarse este tema. “Las personas con síndrome de Down son personas igual que cualquier otra; yo veo positivo que exista un día para que haya distintas acciones para trabajar sobre la concientización de la sociedad, justamente porque aún quedan muchas batallas por librar en el campo de la inclusión”, sentenció Érica Lanfranchi, pionera y líder en esta batalla.