Compañero irreemplazable de la famosa picadita argentina, el aperitivo sigue más vigente que nunca. Una costumbre heredada de los inmigrantes italianos que se transmitió por generaciones, y que actualmente conquista el paladar de los más jóvenes.

Este fenómeno responde a una tendencia social a nivel global que resignifica el valor de lo auténtico y readapta costumbres del pasado. Esta moda vintage, tomó impulso en los últimos años de la mano de la coctelería y las nuevas mezclas y ubica a los jóvenes en el centro de la escena.

Opciones para todos los gustos

Los aperitivos contienen cierta amargura a la cual se le atribuye la propiedad de estimular el apetito y el sistema digestivo. Sus principios amargos se obtienen por destilación o por maceración de hierbas en alcohol, que puede o no contener vino. La bebida debe ser seca y suele estar compuesta con frutas (generalmente cítricas) como el limón, la mandarina, la naranja o el pomelo.

Entre los aperitivos se incluyen, en general, bebidas con baja graduación alcohólica, así como también whiskys secos (scotch o blend) con mucha soda.

Los cóctails preparados no deben llevar ni crema ni ser muy calóricos, regla fundamental, ya que su propósito es mantener la sensación de apetito, no quitarlo. Los que mejor cumplen la función son el vermut, fernet, bitter y cynar.

Tragos de autor

El hábito del aperitivo entre amigos o familiares luego del trabajo y previo a alguna comida es una costumbre que lleva casi 100 años en el país, pero son las ocasiones de consumo las que fue- Vermú con papas fritas y good show Tragos Mojito Light Colocar en una coctelera 6 hojas de menta, jugo de ½ lima, ½ taza de ron blanco, 6 cubos de hielo y una cucharada de edulcorante. Servir con cubitos de lima y un sorbete corto en un vaso previamente enfriado. ron modificándose.

Históricamente los amargos eran elegidos por sus fines digestivos y se bebían puros o diluidos con soda. Mientras que, en la actualidad, los nuevos consumidores se vuelcan por realizar mezclas simples con jugos, gaseosas y también con otras bebidas alcohólicas.

La coctelería fue una pieza fundamental y el motor del cambio. La moda de los tragos de autor que toman el fernet y el vermut como ingredientes principales se ve reflejada en los bares y restaurantes del país. Asimismo, son los bartenders los que influencian y aconsejan a un consumidor que está cada vez más interiorizado en el mundo de los cocteles. No sólo quiere opciones, sino también tener la posibilidad concreta de crear e intervenir ellos mismos. Cualidad que no pueden ofrecer ni el vino ni la cerveza, pero sí un aperitivo.

Martini Dry

Ingredientes

- ¼ parte de vermut seco
- ¾ partes de ginebra seca
- Un chorrito de jugo
exprimido de limón
- 4 cubitos de hielo
- 1 aceituna

Preparación

En una copa previamente enfriada verter el vermut seco y la ginebra seca,
mezclar con una cucharita o revolvedor. Agregar unas gotas de jugo de limón y
decorar con una aceituna. ¡Exquisito!