El centro Día Amanecer se mantiene desde 1996.

Un clima caótico se vive en el centro bonaerense para discapacitados "Día Amanecer". El hogar que se fundó en 1996 en Pigüé, con el amor y la esperanza de atender a personas con limitaciones en sus capacidades, está al borde de su cierre porque vienen arrastrando una pérdida de 200 mil pesos por mes y no reciben ningún tipo de ayuda del estado, según contó a Crónica el presidente de la organización sin fines de lucro, Nestor Giambartolomei.

Hace más de una década, entre sólo 5 profesionales y 11 empleados, intentan cuidar de 16 pacientes de entre 25 a 75 años. Sin embargo, cada vez se hizo más difícil sostener un hogar con nada más que amor y temen que la continuidad del centro no prospere.

Los pacientes, cuadripléjicos y en sillas de ruedas, a pesar de sus limitaciones, entienden la caótica situación y manifiestan el miedo que sienten de quedarse sin hogar. En este centro, además de encontrar personas que les brindan desayunos, almuerzos, atención psicológica, talleres literarios, de cocina, catequesis y educación física, de manera desinteresada, hallaron una segunda familia.

Así también lo creen las autoridades del lugar. Giambartolomei, de 63 años, contó, al borde de las lágrimas, que "el centro es muy especial pero fundamentalmente, es muy especial la gente que concurre. Todos están esperando una caricia, un beso. Son personas que no exigen absolutamente nada. Es como si fueran mi familia. Los observo y pienso que Dios se ampare de ellos, no sé como seguirán el resto de su vida".

El Centro "Día Amanecer", funciona de lunes a viernes de 9 a 17 desde 1996. No tienen los recursos para poder abrir de noche, por lo tanto, 5 de los pacientes pasan la jornada nocturna dentro de un hospital de la zona. 

A pesar del amor y las ganas que tienen de seguir ayudando, los gastos entre sueldos de nutricionistas, médicos, psicólogos, agentes sociales y empleados que tienen que encargarse de cambiar pañales, llevar a los pacientes al baño, entre otras tareas que necesitan estas personas con alto grado de dependencia, produce que vengan arrastrando un deuda mensual de 200 mil pesos.

"Vamos a tener que dar un corte definitivo porque no interviene la parte oficial. El Estado tiene que hacerse cargo de la discapacidad. La situación es muy angustiante, desesperante y caótica", concluyó.

Para comunicarte con la organización, podes llamar a los teléfonos:

02923 403879, 02923 403879, 02923 15699057 o al 02923 407624.