Humo de cigarrillo, botellas de alcohol, excremento de loro en el piso y una plantación de marihuana en la esquina. Esta fue la casa a la que una madre tuvo que traer a su hijo recién nacido, una criatura de apenas 2,5 kilos, luego de un embarazo repleto de abuso y negligencia. Cansada de sufrir y temiendo por su bebé, la mujer identificada como D.H hizo lo que muchas no pueden y presentó una denuncia de violencia de género contra su pareja.

La denunciante conoció a quien sería el padre de su hijo, el hombre de 25 años identificado como E.J.V, a principios del 2020, y luego de meses en pareja decidieron pasar la cuarentena juntos para ahorrar en gastos. La convivencia continuó sin un hito, hasta que ella quedó embarazada. Desde entonces, todo cambió.

"Él me quería obligar a abortar y yo no quise, porque el embarazo ya estaba muy avanzado y tenía miedo. Le dijo que no, y empezó a tratarme distinto", recordó la mujer, quien aseguró en diálogo con cronica.com.ar que su atacante "me estuvo maltratando todo el embarazo", negándose a acompañarla para ecografías, controles y llegando a rehusarle alimento. "Recién en el séptimo mes se me empezó a notar la panza, porque no aumentaba de peso", resaltó.

Los meses pasaron y en junio del 2021 llegó el momento del parto, y lo que debía ser el día más feliz en la vida de una madre fue para ella otro día de calvario: "Llegué con 8 de dilatación, ya casi por parir, y él no me quería llevar porque era 'un culo con ruedas', que estaba diciéndole que quería parir para, no sé, para molestarlo", relató la denunciante.

La joven de 21 años compartió imágenes del hogar que compartía con el victimario en su cuenta de Instagram.

"El bebé lo tuve que llevar a urgencia dos veces", recordó la madre de 21 años en su testimonio a este medio. "Él fuma cigarrillos además de marihuana y no se lava las manos, yo le pedía por favor que se lavara las manos para agarrar a nuestro hijo y no quería". La denunciante recordó que E.J.V también se negó a llevar a su hijo al hospital cuando el nene "volaba de fiebre", intentando aplacar con un paracetamol lo que después descubrieron era coronavirus

Así pasaron siete meses, rodeados de humo, música electrónica y excremento del loro mascota de él. Hasta que finalmente, fue demasiado. En un video publicado a su Instagram este jueves, D.H mostró la ventana de la casa que su ex pareja "rompió con mi cuerpo". De fondo, se escucha el llanto del niño que ella tenía en brazos al momento del ataque. "Él nunca paró, ni siquiera por el bebé", aseguró la denunciante.

"Las discusiones empezaban cuando le pedía que se haga cargo del bebé", escribió en su descargo público, agregando: "Por esos motivos yo recibí golpes y maltrato de su parte, por decir BASTA. Hoy me animé y en buenos términos me estaba por ir, pero de la bronca que me tenía me agredió físicamente, pero esta vez el bebé resultó herido y eso fue lo que me impulsó hacer la denuncia".

Lo que la joven madre no sabía, fue que su historia llegaría a tocar a miles de mujeres. Con las 27 mil interacciones en su denuncia pública también llegaron mensajes de otras mujeres, con sus propias historias acerca del denunciado. Cómo "les levantaba las polleras a las pibitas" en el colegio, cuando "me dio una pastilla y me dejó morirme de sed", la vez que "fuimos a lo de los padres y sacó todas las armas", cuando "mató a mi beba".

D.H recibió testimonios de conocidos y ex parejas del denunciado tras su descargo.

Aún protegida con una perimetral y un botón anti-pánico, la denunciante teme por la seguridad de ella y su hijo. Ya en diálogo con un abogado, planea pedir la condena "por daños y prejuicios, la cuota alimentaria y todo lo que necesita el bebé", pero lo que más quiere "es que él concientice y se reponga para poder estar con su hijo, y que a mí no se me acerque más".

"Lo peor de todo es que mi hijo lo extraña", comenta al teléfono. "Está todo el tiempo diciendo 'papá, papá', está nervioso, tiene comportamientos que antes no tenía, porque todo esto lo afectó".

Hoy, la joven denunciante pide que los contactos que su ex pareja tiene en la milicia y las fuerzas de seguridad no se interpongan en el accionar de la justicia: "Quiero que él tome conciencia del daño que le causó al hijo. Porque yo puedo ir a un psicólogo y puedo sanar, pero mi bebé es muy chiquito y no quiero que sufra eso".

La Línea 144 brinda atención telefónica especializada a mujeres víctimas de violencia de género durante las 24 horas, los 365 días del año. En casos de emergencia, se recomienda llamar al 911.