Un hombre de 30 años, junto a tres cómplices más, entró a robar a un centro de jubilados, situado en la localidad bonaerense de San Fernando, y se olvidó su Documento Nacional de Identidad tirado en el suelo del establecimiento. Pese a que su culpabilidad quedó en evidencia, permance en libertad. Miembros del instituto denuncian que es el cuarto robo que sufren en un mes. Piden colaboración para reconstruir la fundación, cuya estructura fue destruída durante los saqueos. 

El centro de jubilados Cettel Ombú, situado a 100 metros de la Comisaría N° 2 de San Fernando, en la calle Estrada 1987, sufrió cuatro robos en lo que va del mes de mayo. En el último saqueo, cometido el jueves a la madrugada, uno de los delincuentes, Alberto Maximiliano, olvidó su DNI y varias tarjetas SUBE en el suelo del establecimiento. Integrantes del instituto realizaron la denuncia y entregaron la tarjeta de identidad a la justicia. Sin embargo, efectivos dejaron al principal sospechoso en libertad. 

Según manifestaron vecinos a Crónica, los acusados viven a unas tres cuadras del centro de jubilados y serían los culpables de los cuatro saqueos. "El lunes entraron a robar y dejaron el televisor a mano para llevarselo el jueves. En esta última ocasión, dejaron escaleras al lado de los ventiladores. Creemos que va a ser el próximo elemento que van a llevarse", denunciaron. 

Otro testigo, que prefirió mantener en secreto su identidad por miedo a represalias, manifestó: "Los robos fueron registrados por cámaras de seguridad de los vecinos. Sin embargo, no quieren colaborar porque saben que la policía los agarra un día y después los larga. Ya tienen el documento del culpable y lo dejan libre caminando entre nosotros, no van a hacer nada ni con las imágenes". 

"Se llevaron hasta las medallas de tejo"

Los delincuentes se llevaron televisores, hornos eléctricos, las herramientas de un vecino que estaba colaborando en los arreglos del centro y las medallas de tejo de algunos miembros del club. Además, se robaron las bebidas y comidas que tenían preparadas para vender y juntar plata con el fin de poder participar de un torneo de este deporte. 

"Fueron cuatro robos en menos de un mes y sabemos que no van a parar. Lo que más nos duele es que dejaron el centro destrozado y nos cuesta mucho sacarlo adelante. Rompieron rejas, ventanas, caños, candados, la heladera, toda la estructura", relataron los afectados. 

Además, contaron que estaban muy ilusionados con participar en un torneo de la Asociación Internacional de Tejo. Sin embargo, los acusados se llevaron los premios que iban a rifar y las bebidas y comidas que esperaban vender para juntar el dinero para comprar los equipos necesarios para participar. 

Los miembros del centro ya habían participado en algunos torneos de tejo. Es más, las medallas que ganaron durante sus participaciones, estaban exhibidas en el establecimiento. Estos premios, también fueron robados. Afortunadamente, fueron encontrados tirados en una vereda dentro de una bolsa. Algo similar pasó con uno de los televisores, que apareció tirado en la puerta de la vivienda de uno de los delincuentes. 

Las víctimas realizaron un pedido a la solidaridad y manifestaron que, todo aquel que quiera colaborar, puede acercarse al centro de jubilados Cettel Ombú de San Fernando

Los acusados rompieron las rejas.
Dejaron el centro destrozado. 
Rompieron hasta los armarios. 
Arruinaron las persianas.
Forzaron varias rejas.