Una mujer de 27 años, que padece retraso madurativo, vive un calvario hace casi un año. Obreros que trabajan en un frigorífico de Alejandro Korn, partido de San Vicente, le chiflan y le muestran el pene a diario. Su hijo, de 7 años, que también tiene esta enfermedad, suele presenciar los hostigamientos.

Pese a que el Gobierno ya incorporó el acoso callejero como delito dentro del Código Penal, efectivos minimizan la situación y se burlan de la víctima.

La mujer vive a media cuadra del kiosco donde ella trabaja y a una cuadra de un frigorífico donde suelen reunirse un grupo de obreros, sobre la calle Baez al 1133. En junio, va a cumplirse un año de que es víctima de acoso callejero y no puede escapar de la situación ya que se le hace "imposible" no cruzarse con los agresores y los policías de la zona no la ayudan. 

Parientes de la afectada detallaron que viven en una calle cerrada y que el camino que conduce al frigorífigo es el único asfaltado del barrio. Agregaron: "Tenemos que pasar si o si por ese lugar para ir a trabajar o para llevar al chico al colegio. La otra alternativa, es tomarnos un remis o desviarnos varias cuadras y caminar sobre calles de tierra".

La mujer y otros miembros de su familia realizaron al menos cuatro denuncias en la Comisaría de Alejandro Korn. Sin embargo, los efectivos, según denuncian los afectados, "se burlan, se matan de risa, no toman en serio la situación, la minimizan y dicen que son cosas que pasan comunmente en el barrio".  

El calvario de la víctima

La joven sale todos los días de su casa sabiendo que, al caminar una cuadra, va a ser víctima de un grupo de hombres que, según denunciaron, suelen ponerse agresivos, tomar alcohol y consumir estupefacientes a diario. 

"Su marido, que también padece retraso madurativo, escuchó cómo los obreros le chiflaron a la mujer. En esa ocasión, el hombre increpó a los trabajadores. Los agresores, le propinaron una feroz golpiza", dijo un familiar. 

Además, aseguraron que el hijito de la víctima, de 7 años, presenció varias veces cuando los hombres le muestran el miembro a la mujer. "Cuando ven que se acerca, sacan el pene y hacen pis en la calle. En ocasiones, también defecaron en la vía pública. Se adueñaron de la cuadra", relataron. 

El acoso callejero, penado por ley

El 8 de mayo último, el Poder Ejecutivo promulgó la ley 27.501 que incorpora el acoso callejero como modalidad de violencia hacia la mujer y lo incluye como delito dentro del Código Penal, iniciativa que recibió sanción definitiva en el Senado el pasado 16 de abril, según se publicó en el Boletín Oficial.

El objetivo de la ley es tipificar la violencia política contra la mujer y castigar conducta con intención de menoscabar, anular, impedir, obstaculizar o restringir el ejercicio político de la mujer, vulnerando el derecho a una vida política libre de violencia y a participar en asuntos públicos y políticos en condiciones de igualdad con los hombres.

Además la ley indica que se deberá "implementar una línea telefónica gratuita y accesible en forma articulada con las provincias a través de organismos gubernamentales pertinentes, destinada a dar contención, información y brindar asesoramiento sobre recursos existentes en materia de prevención de la violencia contra las mujeres y asistencia a quienes la padecen".

Sobre este punto, le legislación indica que "la información recabada por las denuncias efectuadas a esta línea debe ser recopilada y sistematizada por el Consejo Nacional de las Mujeres, a fin de elaborar estadísticas para la prevención y erradicación de las diversas modalidades de violencia contra las mujeres".

"Articular en el marco del Consejo Federal de Educación la inclusión en los contenidos mínimos curriculares de perspectiva de género, ejercicio de la tolerancia, el respeto y la libertad en las relaciones interpersonales, la igualdad entre los sexos, la democratización de las relaciones familiares", indica el artículo tercero.

Por último, el artículo 4 incorpora una modificación como inciso f del artículo 11 de la ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, instar a las fuerzas policiales y de seguridad a actuar en protección de las mujeres víctimas de violencia de género cuando la violencia ocurre en el espacio público o de acceso público, incluida la modalidad de "violencia contra las mujeres en los espacios públicos" conocida como "acoso callejero".