Mientras la receta de la salsa blanca es más bien simple, su versatilidad es infinita. La salsa Bechamel puede aparecer como una cobertura sobre las verduras hervidas, puede aportar un gratinado con queso a una simple pasta o acompañar a las pastas de todo tipo con su inigualable textura suave y espesa.

El origen de la receta se le atribuye a la cocina francesa o a la italiana; cualquiera sea su creadora, a lo largo de los años aparecieron múltiples versiones para preparar la deliciosa salsa. A veces con caldo o con leche, con manteca o con aceite, la receta original la prepara simplemente a base de leche y harina.

 

A pesar de sus beneficios, esta simple receta puede salir mal de muchas diferentes maneras: falta de cocción, grumos, muy aguda o muy espesa; y la lista sigue. Pero con seguir estos pasos a pie de la letra, tu cena o almuerzo estarán a salvo.

Ingredientes:

  • 80g. De manteca
  • 80g. De harina
  • 1 litro de leche
  • 1 hoja de laurel
  • Sal, pimienta y nuez moscada
La receta para la salsa blanca perfecta.

Preparación:

  1. Primero, calentar en una olla la leche con la hoja de laurel y una pizca de pimienta. Antes de que hierva, cuando la leche comienza a burbujear en los bordes, retirar del fuego y reservar.
  2. Derretir la manteca en una sartén. Revolviendo continuamente, incorporar la harina a la manteca. Agregar toda la harina junta, es recomendable revolver con una cuchara de madera para ayudar a evitar los grumos. Este paso se llama el roux, y lo que hace es cocinar la harina para que en la salsa no quede el sabor a harina cruda.
  3. Revolver continuamente para procurar que la harina no se queme. Cuando la harina comience a cambiar de color, revolver la mezcla seca unos minutos más antes de continuar.
  4. Incorporar toda la leche, que aún debe estar caliente, a la harina y manteca de una sola vez. Continuar siempre revolviendo para evitar que se formen grumos. Cuando las dos mezclas se incorporen, se habrá formado la salsa blanca.
  5. Continuar cocinando hasta lograr la consistencia deseada (siempre recordando que al perder calor se espesará) y una vez logrado retirar del fuego. Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada a gusto y servir.

Salsa blanca y gratinado con queso

Pastas o verduras con salsa blanca y un delicioso gratinado de queso.

Una simple pero efectiva variación de la clásica receta que puede elevar un plato simple, como pastas o verduras asadas, en unos pocos pasos. Para crear un delicioso gratinado con salsa blanca y queso rallado, los pasos son simples:

Luego de cocinar casi por completo la comida a gratinar, colocarla en una fuente apta para horno. Vertir sobre los ingredientes la salsa blanca, y cubrir por encima con queso parmesano rallado o queso cremoso. Por último, hornear a fuego alto por 8 minutos, o hasta que el queso se vea bien dorado.

Si se están preparando pastas para gratinar, lo recomendable es cocinarlas tal y como lo indica el paquete, pero sacarlas del agua unos minutos antes de lo indicado. De esta manera, se terminarán de cocinar una vez en el horno.

Más sobre este tema

Receta fácil y rápida para una esponjosa mousse con solo dos ingredientes: chocolate y agua

Receta fácil y rápida para una esponjosa mousse con solo dos ingredientes: chocolate y agua

Prepara la tradicional "salsa holandesa", la mejor acompañante para todas tus recetas

Prepara la tradicional "salsa holandesa", la mejor acompañante para todas tus recetas

El paso a paso para cocinar, con pocos ingredientes, unos deliciosos suspiros de merengue

El paso a paso para cocinar, con pocos ingredientes, unos deliciosos suspiros de merengue

Ver comentarios