La papa es uno de los tubérculos más consumidos por los argentinos, junto a otras verdutas como la cebolla, el tomate, la zanahoría o el zapallo, según datos del Mercado Central de Buenos Aires. Además es uno de los diez cultivos principales que tiene la humanidad. 

El origen de la papa se encuentra en el 8.000 antes de Cristo en el antiplano andino, lo que hoy en día es el sur de Perú. Según el portal Argenpapa, este tubérculo fue junto al maíz el "puntal clave en la alimentación de varias civilizaciones precolombinas". 

A la hora de cocinar, la papa tiene varias versiones y es uno de los ingredientes en diversos platos: puré, frita, hervida, crema, rosti, pay, noisette, bombas, ensalada, tortilla, pastel, en la sopa, en los guisos, en las empanadas, en el puchero, en el revuelto gramajo, entre otros. Sin embargo, hay una receta que es muy sofisticada. 

Se trata de las papas soufflé, las cuales son unas de las guarniciones que se encuentran en los restaurantes además de las clásicas papas españolas. Tienen su propia técnica y con esta receta las podés hacer en casa. 

Ingredientes

  • Un kilo de papas o dos (según la cantidad de comensales). 
  • Aceite para fritar. 
  • Sal a gusto.

Preparación

  1. Pelar las papas y cortarlas a la mitad, luego a lo largo en cortes de cinco milímetros de grosor. 
  2. Lavarlas y dejarlas en agua 30 minutos aprox. Antes de freírlas hay que secarlas muy bien. 
  3. Para la cocción hay que tener dos sartenes con aceite. El primero debe estar a 100 o 120 grados y el segundo a 150 o 160 grados. 
  4. En la primera sartén dejar cocinar las papas 10 minutos y luego pasar a la segunda donde se inflarán y quedarán soufflé. 
  5. En la segunda sartén agitar la espumadera para que roten las papas. 
  6. Una vez fuera de la sartén, salarlas y acompañar con salsa a elección. 
Las papas soufflé pueden ser una buena guarnición para un gran bife.

 

Ver comentarios