El asado es una de las tradiciones argentinas más populares, con incontables familias reuniéndose cada domingo para disfrutar de deliciosos cortes de carne a la parrilla. A pesar del amor a esta clásica comida, no siempre contamos con el tiempo para prender las brasas y limpiar los hierros de la parrilla. Por suerte, es posible disfrutar del sabor de un buen corte de carne vacuna sin tener que dejar la comodidad de la cocina.

La carne a la olla es una receta que tiene como objetivo estofar una porción de carne a fuego lento junto con una variedad de vegetales. Gracias a los pasos que forman parte de este guisado, resaltan los sabores de la carne y los vegetales con los que cocinamos. A continuación, todo lo que necesitarás para deleitar a tus comensales con una deliciosa tapa de asado a la olla:

 

 

 

Ingredientes (para 4 porciones)

  • 2 kilos de tapa de asado
  • 6 dientes de ajo picados
  • 2 cebollas picadas
  • 1 zanahoria rallada
  • 1 copa de vino blanco
  • 5 cucharadas de salsa de soja
  • 6 hojas de laurel
  • Sal al gusto
  • Jugo de 2 limones
  • Agua

Modo de preparación

Tapa de asado a la olla, lo mejor del clásico dominguero sin el calor de la parrilla.
  1. Lo primero que se debe hacer es pelar las papas y zanahorias, y cortarlas en rodajas no muy finitas. Reservar aparte. 
  2. Cortar la cebolla en cubos y reservamos. Lo mismo hacemos con el tomate.
  3. Picar el ajo bien chiquito y cortar el asado en trozos.
  4. Luego, poner a calentar una olla o cacerola con un chorro de aceite a fuego alto. Una vez esté bien caliente el aceite, poner a dorar los trozos de carne por ambos lados.
  5. Cuando estén bien dorados todas las piezas de asado, agregar el ajo, la cebolla y la zanahoria. Mezclar y dejar cocinar hasta que la cebolla y la zanahoria se deshagan.
  6. Agregar el vino blanco y la salsa de soja.
  7. Añadir agua hasta que todos los ingredientes estén sumergidos.
  8. Adicionar a la preparación las hojas de laurel y la sal a gusto. Dejar cocinar a fuego bajo durante 45 minutos aproximadamente, teniendo cuidado que el líquido de cocción no se evapore por completo. De ser así, añadir un poco más de agua.
  9. Cada 10 minutos, Se debe ir verificando cuando la carne esté tierna, justo en ese momento no se debe añadir más agua para que el líquido reduzca y todos los sabores se concentren.
  10. Por último, agregar el zumo de los limones para realzar los sabores y cortar la grasa. En cuanto la salsa se haya reducido es momento de apagar el fuego.
Ver comentarios