@artegoitia_cami vende ropa interior a través de Instagram. Está acostumbrada a que sus clientas le hacen preguntas y le cuenten acostumbra cosas, pero el caso de esta señora supero lo insólito y lo bizarro, "A mi marido le gusta usar mis tangas" le comento la compradora. 

Gracias a las redes sociales, muchas personas pueden encontrar un trabajo o una changa para sobrevivir. Debido a que no pagan ningún tipo de servicio (por ejemplo, por alquiler), las ganancias son mayores.  Las compras a través de estas aplicaciones han alcanzado con considerable en los últimos años y son una gran herramienta y ayuda para los emprendedores

Actualmente, hay cientos de cuentas que venden distintos productos, pero los que más se destacan son las de vestimenta. Hace unos años parecía ilógico comprar ropa sin probar, sin embargo, ahora es algo sumamente común y hasta más cómodo. Si bien para el cliente es mucho más práctico, los vendedores deben aprender a tener paciencia y amabilidad con los cientos de mensajes y consultas que les llegan. 

Camila Artegoitia tiene un emprendimiento de ropa interior pijamas y trajes de baño llamado "Tuli Bikinis". El año pasado comenzó con el desarrollo de esta marca y poco a poco fue creciendo su venta. Como toda vendedora, está acostumbrada a que sus clientas le hagan preguntas o le cuenten como les quedo la ropa que compraron, pero nunca se imaginó que una de sus compradoras iba a tener tanta confianza para contarle los destalles íntimos de su relación sentimental y sexual con su novio. 

Al principio todo parecía normal. Una mujer (de la cual no se dio a conocer su nombre) le preguntó el precio de un conjunto de ropa interior negro de encaje, a lo que la joven le respondió con amabilidad. Rápidamente, la conversación se tornó un tanto extraña. La clienta le dijo "Mi marido me pidió que para su cumple le regalara este". El comentario no resultó tan raro porque podría suponer una "noche de pasión" en ese día tan especial para el hombre. 

Sin embargo, la mujer supero la barrera de lo correcto cuando le envió a Camila una foto de su novio en tanga. El mensaje que acompañaba la imagen decía "Él quiere hilo dental... le gusta usar mis tangas... le puse una negra y le re gusto". Como si fuera poco continuo "Mi hermana le regalo una tanga roja de ella...". La vendedora quedó anonadada y no contesto, pero  la clienta siguió explicando. 

"Cuando éramos chicas nos cog... a las dos... y desde ese día le ponemos las tangas y lo cog... las dos" le dijo la joven compradora. Camila completamente indignada y sorprendida le pregunto si la estaba cargando, si era una broma. Con la mejor de las ondas, la emprendedora le hizo entender que no le interesaba su vida sexualLa clienta quedó un poco enojada por la respuesta y le escribió "Mostrame que tenés o te quedo". 

Luego de lo sucedido, Artegoitia no dudo en contar lo insólito y lo bizarro que sucedió con esta mujer. Publico en su Twitter una serie de fotos que muestran el dialogado con la compradora, el cual título "Mis clientas son muy normales por suerte...". Casi como un flash, la publicación se hizo viral

La publicación causando mucho revuelo entre los usuarios de la aplicación de pajarito. En menos de un día, el tuit tiene más de 76 mil likes, al rededor de 6 mil retuit y más de 900 comentarios. En una de las respuestas, Camila dijo que esta experiencia fue "traumática" que no se lo esperaba. 

Una de las preguntas que más le hicieron a la joven es si realmente le compraron después de lo ocurrido, a lo que respondió que no. Además, aclaro que ya le envió el pedido del pedido con los talles

Algunas de las mejores respuestas fueron: 

Como dice el dicho "De gustos no hay nada escrito" pero ¿Hace falta contarlos?. 

Ver comentarios