Un nuevo culebrón llegó a las redes sociales, y esta vez no involucra a futbolistas, modelos o políticos. En este caso, la novela la protagonizó Iván, un veinteañero con algunos arreglos que hacer por su casa, Matías, el albañil que contrató, y la esposa del albañil, que amenazó con escrachar en las redes a la novia de Iván por acostarse con su marido

Iván, a través de su cuenta personal de Twitter, compartió la conversación de WhatsApp que mantuvo con la mujer de su empleado. La esposa primero intentó tender una trampa para la supuesta amante, y cuando Iván respondió en su lugar, comenzó a realizar sus demandas. "Yo: A ver como se levantó el albañil hoy. El albañil:", escribió el usuario junto al video de la conversación.

 

 

 

 

 

"Mirá Iván, ¿cómo te va? Que sos la trola que anda con mi marido, ¿no?", comenzó a acusar la furiosa mujer. "Vamos a hacer una cosa, vamos a hacerlo fácil porque todos somos gente grande. O te venís hasta el bar, o se va a enterar Iván, todo Facebook y todas las redes de todas las fotos y todas las conversaciones que están en el teléfono de mi marido", amenazó. 

"Venite, acercate y decime 'si, tu marido me apuró, esto, el otro, y yo soy una pu** y me lo cogí', listo. Vení y decímelo, porque si no se va a enterar Iván y mucha gente más. Aparte te conozco y sé donde vivís. Si Matías te avisó de mí, ahorrate que yo me aparezca en tu casa, porque podés tener problemas en serio", concluyó el vengativo audio de WhatsApp.

Iván, comprensiblemente confundido, le respondió inmediatamente con su propia voz para mostrarle que no era quien pensaba. "Mirá, la verdad que no entiendo por qué me mandás ese mensaje porque nada que ver, yo estaba comunicándome con Matías porque tenía que terminar un trabajo", aclaró, frustrado con la actitud de la mujer.

 

 

La esposa de Matías, sin embargo, no fue tan fácilmente convencida: "Ah, pero encima- porque la estás segundeando a la pibita. Quedate tranquilo, voy para allá. ¿No va a venir la pendeja? Voy para allá, despreocupate. Está bien que seas un amiguito, que el chongo la quiera defender, está bien. Pero avisale a la pendeja que se metió donde no debía", aseguró en un segundo mensaje.

La cosa se puso seria cuando la mujer envió una foto, supuestamente de la calle en la que vive la joven acusada de infidelidad. "Mirá papi, la hacemos fácil: pasame con la pendeja. Pasame con la pendeja porque terminamos mal, eh. Todavía no me conocen a mí, no saben quién soy, la pibita se la quiso dar de trola, bueno, ahora que aguante. Porque aparece en todos lados su foto, aparece su número, la escracho por todas partes", amenazó.

Iván, por su parte, intentó convencer a la mujer de su error en un último audio, donde recomendó que llevara sus problemas con su marido, y terminó la conversación bloqueando el número de su albañil: "¿Qué estás flasheando? Estás flasheando cualquiera flaca, ¿qué te pasa? Estás loca, andá a hablar con tu marido, nada que ver. Matías hacía trabajos de albañería para mí, ¿qué estás metiendo a mi novia?", dijo indignado.

 

La publicación con la dramática conversación de WhatsApp no tardó en volverse viral en Twitter, donde los internautas le dieron más de 12 mil 'me gusta's, cerca de 900 retuits y cientos de comentarios intentando descifrar la verdadera historia del culebrón digital. 

Las teorías abarcaron todas las posibilidades, con varios usuarios afirmando que la aventura era cierta e Iván se tiene que dar cuenta y otros defendiendo la integridad de su pareja. Varios usuarios de Twitter se quedaron pendientes de la historia, esperando un capítulo dos, pero Iván aclaró que no habría más que decir: "Para los que quieren saber qué paso después, no paso nada mas que esto y no, no termino los trabajos", aclaró en un tuit de seguimiento.

Ver comentarios