Una mujer embarazada quedó indignada luego de haberse encontrado con algo desagradable en el vaso de bebida cola que le sirvieron en un local de comidas rápidas. La joven que denunció a la hamburguesería que tiene como un ícono a un payaso se llama Natalia Reynolds, de 27 años.

Lo peor de la situación que atravesó Reynolds fue que encontró una desagradable sorpresa recién al terminar su comida. Natalia, que vive en Doncaster, South Yorkshire, afirmó que había encontrado unos gusanos en el vaso de cola, los cuales se escondían dentro de los cubitos de hielo de su bebida.

“No fue hasta más tarde en la noche cuando me di cuenta de los gusanos. Estaba recogiendo cosas para ponerlas en la papelera y recogí los vasos vacíos, miré dentro y dije 'Dios mío, hay gusanos'”, se lamentó la joven quien manifestó que “fue aterrador, fue repugnante y horrible”, haberse encontrado con esa asquerosa sorpresa.

A pesar del asqueroso descubrimiento, la creadora de contenidos en las redes no sintió ninguno de los bichos en la boca ni notó ninguna diferencia en el sabor de la bebida. Además, creyó que las plagas estaban muertas, ya que no se movían.

"Tenía 24 semanas de embarazo en ese momento y me preocupó mucho saber que había bebido esto", se lamentó la chica.

 

El reclamo de la joven y la respuesta de la empresa

Natalia dijo que más tarde llevó la el vaso a la sucursal de Rawcliffe Road en Goole, East Riding of Yorkshire para reclamarle al local. Sin embargo, contó que el personal se quedó “rascándose la cabeza”, confundidos al ver esas “cosas marrones”, que se parecían a gusanos.

Cuando realizó su reclamo, la chica afirmó que, si bien el personal estaba disgustado con lo que había visto, ni siquiera se disculparon. “Todos los miembros del personal vinieron a echar un vistazo a la bebida y básicamente me miraron con disgusto como si dijeran 'urgh, ¿bebiste eso?'".

Lo que encontró la mujer en el vaso (The Sun)

“Estaba pensando 'deberías disculparte conmigo'. No hubo remordimiento ni disculpa”, protestó. El personal le ofreció a Natalia otra bebida, pero ella se negó rotundamente y ahora dice que se ha “desanimada” y que no quiere ir a volver a comer en ese local de comida rápida.

La chica dejó la taza en cuestión con el personal para que la examinaran, pero afirmó que aún no recibió una disculpa o explicación. La empresa tampoco respondió a sus demandas en las redes sociales y el correo electrónico para pedir disculpas o explicaciones, sino que sostuvo que el problema había sido investigado y que "no encontraron ninguna evidencia de actividad de plagas".

Además, dijeron que continuaban en contacto con el cliente para que pudiera devolver el "objeto extraño" para una mayor investigación.

“La seguridad alimentaria es de suma importancia para nosotros y ponemos gran énfasis en el control de calidad, siguiendo estándares rigurosos para evitar imperfecciones. Cuando el asunto llamó la atención de nuestro restaurante y equipo de Atención al cliente, investigamos de inmediato. Nuestra compañía de plagas aprobada visitó el restaurante y no encontró ninguna evidencia de actividad de plagas", comunicaron.

Además, agregaron: “Por lo tanto, le pedimos al cliente que nos devolviera el objeto extraño para una mayor investigación. Nuestro equipo de atención al cliente continuará en contacto con el cliente para ayudarlo a encontrar una solución”.

Ver comentarios