El inusual campeonato se realizó en Montenegro.

Las reglas eran sencillas: los participantes debían permanecer acostados todo el tiempo, sin siquiera ir al baño, y sólo podían comer, dormir, usar dispositivos móviles y computadoras.

Luego de 49 horas, los cuatro concursantes se pusieron de acuerdo para finalizar juntos el certamen y repartirse los 400 euros de premio y regalos. Eso sí: batieron el récord por 30 minutos.