Google se convirtió en una herramienta fundamental para conocer la reputación de los restaurantes y saber con qué te podés encontrar allí. Los establecimientos se llenan de comentarios de clientes, y a veces hasta los propietarios responden a las críticas. Pero un caso se volvió viral por una particularidad: el dueño de un restorán escribió una reseña sobre su negocio y se ganó los aplausos de todos.

La historia se conoció gracias a la cuenta de Twitter @soycamarero, popular por denunciar las condiciones laborales precarias en el sector gastronómico, y de inmediato conquistó a las redes sociales.

 

El lugar en cuestión es Balcón del dulce, ubicado La Cabrera, en Guadalajara (España), y además de los elogios que se ganó por la publicación, posee una gran reputación en Google: tiene una calificación de 4.7 sobre 278 comentarios.

"������Ojalá todos los jefes así ❤️", escribió Soy Camarero, y adjunto la captura de la reseña escrita por el propietario del lugar.

 

La reseña que escribió el dueño del restaurante en Google.

El dueño del restaurante, llamado Pablo De Francisco, empezó dejando claro que hace unos días decidió rechazar a unos clientes que fueron a tomar algo a las 17.30, cuando estaban a punto de cerrar. “Nos pillan recogiendo para cerrar y con una mesa de seis terminando una copa. Nos dicen que son 30 y les decimos que no podemos atenderles y se enfadan”, relató.

Y si bien los rechazó, aseguró que en realidad el grupo estaba mintiendo porque eran “45 personas para tomar algo sin previo aviso o reserva”: “Y al decirles que no, se enfadan, elevan el tono y dejan entrever la chulería y mala educación que les caracterizaba. (Vosotros os lo perdéis, decían)”.

De Francisco subrayó que “siendo un restaurante y no un bar” atienden siempre a todos los que pueden, pero indicó de que “hay un límite”.

 

“Y creo que hablo en nombre de todos los hosteleros cuando digo que ya no me vale la frase ‘el cliente siempre tiene la razón’. Parece que cuando una persona pisa el suelo de un restaurante, sus derechos se elevan al cielo clamando siervos que le atiendan todas sus peticiones y requerimientos, y no, señores, no es así”, continuó.

Por eso, terminó pidiendo humildad y que cada uno se analice para ser “mejores clientes”, no sólo en hostelería, “sino en todos los sectores de los que somos clientes en el día a día”.

“Aprendamos de todas aquellas personas que son buenos clientes, amables, respetuosos y educados, porque de ellos muchos deberían aprender”, cerró.

 

El tuit se volvió viral y se llenó de elogios

 

Ver comentarios