Una joven contó con dos videos en TikTok una dramática y divertida anécdota que vivió con su novio cuando salieron a comer por Palermo. Sin saberlo, la pareja eligió una de las parrillas más reconocidas del mundo y casi se infartan cuando vieron los precios de la carta. Encima ya habían probado empanadas y les daba vergüenza retirarse.

Paloma, la muchacha que contó su historia por la red social de los videos resumió: “Este es el story time de cuando salimos a comer con mi novio y casi nos endeudamos para toda la vida con la tarjeta de crédito”

La usuaria de TikTok detalló su insólita experiencia en una famosa parrilla de Palermo (TikTok/@paloma.rbf).
La usuaria de TikTok detalló su insólita experiencia en una famosa parrilla de Palermo (TikTok/@paloma.rbf).

Luego detalló todo el insólito episodio que atravesaron en un famoso local gastronómico del barrio porteño. “No salimos seguido. Entonces dijimos ‘salgamos’”, comentó y agregó: “Yo había visto esta parrilla por TikTok que me parece increíble, que queda en Palermo”.

“‘Sí, vamos ahí’, dijimos y fuimos después del teatro”, sumó sobre la noche del sábado que planearon con su novio.

 

Una vez que llegaron indicó: “La chica nos dice en la puerta: ‘Sí, sí, tienen dos horas de demora, ¿Se quieren anotar?’’’. “Nos pareció mucho, pero dijimos que sí. Porque lo bueno se hace esperar”, aseguró.

Esta primera parte de la historia sumó más de un millón de reproducciones y miles de comentarios que le remarcaron que se trata de uno de los locales gastronómicos más exclusivos del país.

Todos turistas y empanadas de cortesía

En este sentido, Paloma describió: “Había mucha gente esperando y ya me llamó la atención que había muchos franceses, italianos y brasileños. Por ahora, ninguno argentino. Solamente los que atendían eran argentinos”. 

“Se acerca una de las meseras mientras estábamos afuera y nos dice: ‘Hay unas empanadas de cortesía, bien ricas, calentitas’”, destacó la muchacha y completó: “Las comí y se me deshacían en la boca, eran riquísimas. Dije ‘bieen, bien’. Pero hacía frío y trajeron vino de cortesía”. 

“Excelente servicio hasta ese momento. Encima nos dieron una mantita para que no tengamos frío. Premium”, señaló la tiktokera que sumó cientos de miles de “likes” con su anécdota.

Sin embargo, la joven reconoció: “Ahí ya se me fueron prendiendo las alarmas, a mi novio también y ninguno de los dos decía nada”. “En un momento me dijo, ‘miramos la carta’”, indicó y explicó que se la pidieron a la empleada de la parrilla.

Los precios y las insólitas reacciones

“Ahí vimos los precios”, apuntó con preocupación Paloma. Del mismo modo, planteó el momento incómodo que vivieron: “Había pasado una hora y media, más o menos, no faltaba nada para entrar a comer”.

Allí detalló la sensación que tuvieron: “Lo primero que veo fueron unas papas a $1.500, bueno bien. Después el bife de chorizo, chicos, $9.000 pesos. Me puse violeta y dije ‘yo no puedo pagar esto, por más que sea la mejor carne del mundo’. Ninguno de los dos”. 

“¿Qué hacemos? Nos vamos. Pero ya le comimos las empanadas . No sabíamos qué hacer, me daba vergüenza también porque estábamos esperando hace una hora y media”, insistió.

Algunos usuarios de TikTok comentaron: “No me molesta que salga $9.000, me molesta que con 9.000 me hago un re asado y no solo un plato”. Otro le remarcó a Paloma: “Nooo amigaa, está dentro de los 50 mejores restaurantes del mundo. Vienen a comer los turistas acá”.

“Demasiado caro para mí”

Horas más tarde, la piba publicó la segunda parte del relato, donde explicó que llamaron para cancelar su lugar y no los atendían. 

“Ya habíamos comido empanadas, tomado el vino. Pero ya me había caído como una piedra porque pensaba en los precios que iba a gastar”, confesó y agregó: “Pensábamos en usar una tarjeta de crédito, sacar la plata de Mercado Pago”. 

 

Finalmente aclaró: “No sé si algún día, pero ahora no puedo ir. Sale demasiado caro para mí. Por eso había todos extranjeros”.

No estoy criticando los precios de la parrilla. Si creen que vale eso, está bien. Seguramente un día vaya a comer”, cerró ante los que la cuestionaron. 

“Nos fuimos a un chino, nos compramos una birra y terminamos en una pizzería”, concluyó sobre la salida de sábado de la pareja.

“En un primer momento me puse mal, pero después me reí sobre eso”, apuntó Paloma y aconsejó a todos: “Averigüen bien los precios antes de ir”.

Ver comentarios