En el distrito de Nagaur de Rajasthan en India, un hombre de 42 años sufre un extraño trastorno que lo hace dormir hasta 300 días al año. Se trata de la enfermedad Axis Hypersomnia, a través de la cual, el paciente llegó a dormir hasta 25 días seguidos.

 

Hace 23 años, le diagnosticaron la enfermedad a Pukhram, según la revista Republic World. A pesar de que al principio logró sobrellevar los síntomas, cuanto más avanza el tiempo, más empeora. Actualmente, se le hace muy difícil mantener un ritmo de vida normal tanto a él como a su familia.

 

Esto se debe a que, debido al trastorno, una siesta puede hacerlo dormir hasta 20 y 25 días seguidos. Tal es el punto que, cuando se despierta, el hombre revisa los diarios que dejaron en su puerta para enterarse qué día es y cuánto durmió.

 

 

“Su condición se agravó gradualmente y sus períodos de sueño aumentaron. Buscamos ayuda médica, pero su enfermedad no se puede curar”, sostuvo la esposa del joven, Limichi Devi, junto a su suegra Kanvari Devi.

Si bien no existe una cura, Pukhram realiza tratamientos con antidepresivos para intentar apaciguar la afección, aunque deben estar muy atentos de no mezclarlos con alcohol u otros medicamentos que provoquen una alteración en el sueño.

 

 

 

Duerme 300 días al año: causas del extraño trastorno

 

Esta enfermedad lleva el nombre del eje hipotálamo-pituitario-suprarrenal del cerebro, ya que es el encargado de controlar la reacción del cuerpo al estrés. Tras alterar la producción de la proteína conocida como TNF-Alfa, el trastorno genera un cambio drástico en la forma en que dormimos.

 

"Si una persona sufrió una lesión en la cabeza o un tumor crónico en el pasado, entonces esta condición puede ocurrir", dijo la doctora Birma Ram Jangid, médica de Rajasthan. Dentro de las causas, se encuentran estas lesiones, otros trastornos del sueño y el abuso de drogas o alcohol.


Según la médica india, “es posible tratar esta condición al diagnosticarla lo antes posible”. Algunos de los síntomas a tener en cuenta son los fuertes dolores de cabeza y una fatiga que afecta la productividad durante la mayor parte del tiempo. Vale recordar que, en los primeros años, el hombre dormía entre 5 y 6 días seguidos.

Ver comentarios