La noche del Néstor Díaz Pérez para los simpatizantes de River que concurrieron infiltrados para ver el partido trascendental ante Lanús tuvo mucho de pesadilla, y no sólo por el resultado, dado que ganaban 2-0, perdieron 4-2 y quedaron eliminados en las semifinales de la Copa Conmebol Libertadores.

Tres jóvenes que se hallaban en la tribuna visitante fueron agredidos por partidarios de Lanús y uno sufrió un traumatismo de cráneo y los otros dos también resultaron lesionados, pero de un modo leve.

Los chicos son unos caracterizados hinchas que viven en Villa Urquiza y siguen al Millonario a todos lados.
 
 A otros hinchas riverplatenses se los identificó antes de que ingresaran al estadio y tuvieron que retirarse sin ver el cotejo, dado que no estaba permitida la concurrencia ni de visitantes ni de neutrales. Pero también se advirtió que tras el cuarto gol de Lanús un grupo más numeroso de simpatizantes de los Millonarios bajó de las gradas y se fue en silencio. No hacía falta que llevaran los colores de River, el dolor y la decepción por el resultado se les notaba hasta en su andar.

En tanto que Juan Manuel Lugones ya había advertido a los hinchas de River que no concurran al estadio de Lanus porque "la van a pasar mal". En la previa del encuentro, confirmó que varios simpatizantes millonarios habían sido detectados y no se les permitió el ingreso a la cancha, sin embargo no pudieron hacerlo con todos.