El jugador de Racing Ricardo Centurión sumó otro polémico episodio al pasar dos semáforos en rojo y luego a negarse a hacer un test de alcoholemia y terminar con su auto secuestrado, en el partido Lanús.
 
El mediocampista de la Academia protagonizó el hecho este lunes a las 8:10 de la mañana, en el primero de los dos días libres que tiene el plantel tras haber goleado a Patronato de Paraná.
 
El incidente ocurrió en las intersecciones de las calles Ministro Brin y Sáenz Peña, en la localidad de Remedios de Escalada, del partido de Lanús.
 
Y luego, volvió a cruzar otro semáforo en rojo sobre la avenida Yrigoyen, como se puede observar en las imágenes de las cámaras de tránsito del municipio de Lanús.
 
El secretario de Seguridad del municipio, Diego Kravetz, aseguró que “la acción irresponsable de Centurión podría haber puesto en peligro la vida de los chicos que cruzaban por ese corredor escolar para ir a clases”.