Cada signo del zodiaco tiene ciertas características que hacen a las personas que nacieron bajo su energía, únicas y especiales. De entre todas ellas, podemos encontrarnos con aquellas que cuando están participando en una discusión no miden hasta dónde llegar con sus palabras para no lastimar a la otra persona.

Aunque sea un ser querido con el que están teniendo un intercambio, suelen tomarse cada conflicto como una batalla discursiva que hay que ganar, y sacarán todas sus armas para llegar a ese objetivo.

En general, son personas bastante impulsivas que no miden las consecuencias de lo que dicen, y no lo hacen con maldad, por lo que en general después tenderán a pedir disculpas. Ellos son:

 

Escorpio

Escorpio es el signo más sombrío de todo el zodiaco. Tiene una personalidad sumamente misteriosa, que nunca llega a compartir por completo. Esto puede tener que ver con que tienen un miedo profundo a ser lastimados. Si lo haces, tendrás que atenerte a las consecuencias.

Si Escorpio se siente lastimado puede que primero se retire, pero con seguridad volverá y tomará cartas en el asunto. No soportan ser heridos ni que hieran a los que aman, por eso tendrán siempre una dulce venganza entre dientes, aunque eso solo sea desde la palabra. 

Es desde ese lugar que tienen su arma más poderosa, ya que saben captar muy rápidamente el punto más débil de las personas y pueden llegar a utilizarlo muy bien a su favor, sin pensar en las consecuencias.

Aries

Los arianos son puro fuego. Si sos de carácter un poco sensible, es muy poco recomendable que discutas con uno de ellos. Su personalidad vehemente e impulsiva hace que no midan en lo más mínimo sus palabras.

Aries disfruta mucho de discutir y se toma cada discusión como una pequeña batalla que hay que ganar. Es así como puede sacar de la galera los argumentos más insólitos para poder llegar a ese fin. En el camino, puede llegar a irse de boca y decir cosas que después suele arrepentirse, aunque ya sea demasiado tarde y alguien haya salido herido.

Asimismo, son muy impredecibles y cuando están en medio de un conflicto suelen enceguecerse, de forma tal que no miden lo que están diciendo, lo que puede llegar a ser peligroso para alguien susceptible.

Sagitario

Sagi ama los intercambios de palabras e ideas. Le parece que son los espacios más enriquecedores de todos, y un modo para conocer gente nueva. El problema es cuando estos intercambios suelen herir su profundo sentido de justicia.

Cuando perciben eso, pueden llegar a ponerse como locos y sacar las uñas que tienen muy bien guardadas, pero que están ahí listas para entrar en acción.

Como todo signo de fuego, es pasión e impulso, y tienen el gran defecto de que les cuesta mucho pensar antes de hablar, entonces con solo escuchar algo que les parezca injusto saltarán sacarán toda su artillería pesada y pueden llegar a ser muy hirientes.

Ver comentarios