Karina Rodríguez se presentó en los estudios de Crónica TV para denunciar que abrevalijas en la terminal de micros de Retiro le robaron el implante coclear a su hija Milagros, quien no puede escuchar.

La mujer relató que ellas viajaron de Mar del Plata a Buenos Aires y cuando subieron al micro el chofer les pidió que dejen el bolso en la bodega. Cuando la afectada llegó a destino, se dio cuenta que le robaron todo. "Yo no quiero ni la ropa ni la plata de mi bolso. Quiero el procesador, las cosas de mi hija", dijo. 

Agregó que a  Milagros "le cuesta mucho salir de su casa sin escuchar, estuvo un mes sin ir a la escuela". También relató que debió vender pan casero y empanadas para comprar baterias recargables y detalló que el equipo de la menor cuesta 18 mil dólares.

La redes sociales y los televidentes se conmovieron con el caso e iniciaron una campaña para darle una mano. Una persona se comprometió a prestarle las baterías y el cargador hasta tanto recuperara el equipo.