El buque se encuentra sin propulsión eléctrica, como ya indicara la Armada argentina este viernes, por la explosión de un panel de baterías de proa, por lo que ahora deben encararse las tareas de rescate de los 44 marinos embarcados, informó gacetamercantil.com.

La Armada asegura que "no hay indicios de que el ARA San Juan se haya hundido"

El "San Juan" estaba desaparecido desde el miércoles a la mañana, cuando falló el último intento de comunicación con la base de Mar del Plata.

El presidente Mauricio Macri viajó esta tarde a la residencia de Chapadmalal con su familia para un descanso que ya estaba previsto, y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, interrumpió su estadía en Vancouver, Canadá, y regresó de urgencia a Mar del Plata -donde ya se encuentra instalado- para "coordinar" las tareas de búsqueda.

Una alta fuente del ministerio de Defensa había advertido que el operativo de la Marina, que rastrillaba con dos buques y tres aviones el área donde desapareció el sumergible, apenas tenía 36 horas de haber comenzado, lo que estaba en línea con lo declarado por el portavoz de la Armada hoy, quien advirtió que "no hay indicios de que se haya hundido".

La palabra oficial buscó no dar una señal de alarma por el destino de los uniformados. "Hay dos posiciones estimadas en las que buscar. Si la falla es sólo en la comunicación, tuvo que seguir la ruta directa a Mar del Plata para favorecer el encuentro. Si en cambio no tiene propulsión y está a la deriva, hay que buscar teniendo en cuenta los vientos y las corrientes", precisó el capitán de navío Enrique Balbi.

El San Juan no lanzó la boya de rescate, según el protocolo, ni una radiobaliza satelital de emergencia, lo que indicaba que seguía sumergido.

Simultáneamente, el gobierno de Estados Unidos ofreció la colaboración de un avión P3-B de reconocimiento de la NASA que se encontraba en Ushuaia cumpliendo tareas científicas, y que dispone de la última tecnología para detectar objetos bajo el agua.

Brasil y Chile, por su parte, también ofrecieron ayuda teniendo en cuenta que las primeras horas de una situación de emergencia son claves para tener éxito en una tarea de rescate en el mar, "la que debería ser multinacional porque Argentina no dispone de buques para ese fin en las profundidades de la zona".