En medio de un megaoperativo de seguridad, realizado por el Servicio Penitenciario Federal, el empresario kirchnerista, Lázaro Báez participó de una ceremonia privada para despedir los restos de su madre, Floriana Rodríguez de 89 años, quien falleció el pasado miércoles en a la ciudad de Río Gallegos, en santacruceña.

Durante la ceremonia de despedida, Báez estuvo acompañado por su esposa, Norma Calismonto y otros familiares, al tiempo que llevó el cajón mientras era escoltado por personal de la citada fuerza, que portaba armas largas.