Son muchísimos los padres que denuncian a diario que no pueden ver a su hijo, mientras el menor vive con la madre, y en algunos casos, sólo conoce una campana de la historia. Ellos, desesperados, buscan todas las soluciones posibles hasta que, finalmente, terminan agotando las instancias.

Sin embargo, en Córdoba, la Justicia dictaminó una dura sanción a una madre que le impedía al padre cumplimentar con las visitas pactadas al momento de la separación. De esta manera, la mujer deberá abonar una multa de 677,93 por cada día que no le permitió al hombre ver al menor, que en los próximos días cumplirá tres años.

El término astriente justamente corresponde a una sanción valuada en dinero contra el deudor que demora el cumplimiento de una orden judicial. A pesar de esta medida, la abogada del padre, Claudia Maldonado, señaló en medios locales que la madre del niño "continúa con su postura", por lo que se le seguirá aplicando esta sanción.

"Son medios para forzar el cumplimiento", agregó la letrada, aunque, en este ocasión, la mujer parece estar haciendo oídos sordos a la situación. En caso de que la mujer continúe con esta decisión, advirtió la profesional, se pedirá el cambio de guarda en favor del padre. Luego de que el padre denunciara que su ex pareja no le permitía ver a su hijo, la Cámara Primera de Tribunales de Familia resolvió el fallo y aplicó el arancel de la justicia, como sanción a la madre quien impide una orden judicial, que data del año 2016, cuando se firmó el Acuerdo de Sistema de Comunicación, anteriormente llamado régimen de visita.

"Tenemos un acuerdo firmado por las partes y homologado por una jueza desde hace un año y medio en el cual la progenitora incumple sucesivamente el contacto con el padre no conviviente, no se lo da, no le permite verlo", explicó Maldonado. Y agregó que "en septiembre de 2016 se firmó el acuerdo de las visitas y se lo incumple sistemáticamente e incluso mi defendido y toda su familia ha sido denunciada por violencia familiar para que no quede una persona que pueda buscar al niño".

La profesional explicó, además, que en diez oportunidades se pudo constatar que el hombre fue a buscar a su hijo y no le permitieron verlo. "Hay que hacerle entender a las madres que los niños no son un trofeo y no son únicamente de ella. Hay un padre al cual le deben permitir que vea a su hijo", cerró la letrada.