Estados Unidos y Gran Bretaña, entre otros países, pusieron a disposición del gobierno argentino barcos y satélites para colaborar en la búsqueda del ARA San Juan. Dos aviones pertenecientes a la NASA y a la Armada estadounidense prometen  Ya se barajan distintas posibilidades de rescate para el momento en que la embarcación, con 44 personas a bordo, sea encontrada.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto informó el lunes que está colaborando con el Ministerio de Defensa para encontrar países que puedan ofrecer “posibles apoyos” en la búsqueda del submarino ARA San Juan.

Desde el miércoles por la mañana el submarino se encuentra desaparecido, y a nivel internacional se hace visible una llamativa solidaridad. En el área donde se supone que podría estar el submarino, ya se pueden ver 10 aviones y 11 buques, aportados por distintos países con ánimos de colaborar.

En la búsqueda participan el buque polar HMS "Protector" de la Royal Navy británica; el OSS "Skandi Patagonia" -utilizado como plataforma de despliegue del Escuadrón de Rescate Submarino de la U.S. Navy-, dos buques de la Prefectura Naval Argentina (Derbes y Tango),  y un buque pesquero que se unió en la zona sur del área de operaciones.

En cuanto a los aviones hay dos (P-3 B y P-8) pertenecientes a la NASA y la Armada estadounidense. "Tanto los aeronaves como los buques han soportado condiciones meteorológicos de extrema dureza, con vientos de hasta 80 kilómetros por hora, precipitaciones de distinta intensidad y olas de hasta siete metros de altura", indicó la Armada en un comunicado.

Además, la Armada Argentina informó que el Avión de exploración P-3 de la Fuerza Aérea de Brasil llegó a la Base Aeronaval "Comandante Espora", como otra incorporación que se suma al apoyo material y de recursos humanos ya recibidos de países como Chile, Uruguay, Perú, Inglaterra y Francia.

Al mismo tiempo, ya hay tres posibles opciones de rescate listas para el momento en que el ARA San Juan sea localizado. La elección del método que se utilizará, dependerá de las condiciones climáticas que acontezcan el momento.

En uno de los aviones provenientes de Estados Unidos, ya arribaron a Comodoro Rivadavia la campana de evacuación y las partes para el ensamblado de un submarino de rescate.

El vocero de la Armada Argentina, Enrique Balbi, explicó que cuando una nave sufre la pérdida de contacto con el centro de comando, por protocolo el submarino debe salir a la superficie. En caso de que la embarcación haya cumplido con este proceso, y se encuentre a la deriva, se está utilizando un software que reproduce, en base a las corrientes marítimas, la posible ubicación del submarino.