Con una multitudinaria marcha a la Plaza de Mayo, gremios docentes de todo el país renovaron este miércoles su reclamo para que el Gobierno convoque a una paritaria nacional del sector, y bregaron por la "unidad de todos los trabajadores" para confluir en la convocatoria de un paro general en contra de la "política de ajuste".

 


Al cerrar el acto, Sonia Alessio, secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), expresó que "los docentes tenemos que ser ese viento que ayude a encender una llamarada para construir un paro nacional". 

"Con nosotros solos no alcanza. Unidad de los trabajadores. A continuar la lucha, a no bajar los brazos, con más unidad y más organización", arengó.

En el mismo sentido, el titular del el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), Rodolfo Baradel, pidió en su discurso la "unidad de la clase trabajadora para ir hacia un paro general en contra del FMI y de la política de ajuste" del gobierno nacional.

En el marco de una jornada de paro del sector en todo el país, tres grandes columnas de maestros y profesores provenientes de todo el país arribaron este mediodía a la ciudad de Buenos Aires para participar del acto en Plaza de Mayo, en reclamo de la apertura de la paritaria nacional y por una nueva ley de financiamiento educativo.

Sobre el palco, los dirigentes sindicales de los gremios docentes centraron sus críticas sobre el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal; y expresaron su rechazo a las negociaciones encaradas para acordar con el FMI. 

"Los miles de docentes de la provincia de Buenos Aires le estamos diciendo a Vidal: ocúpese de la educación pública. Menos sets de televisión y más gestión, más conurbano, más interior, más hospitales y escuelas públicas", dijo Baradel en su discurso, y expresó la solidaridad con otros trabajadores en conflicto, como los del subte, los de Cresta Roja y el Astillero Río Santiago.

 

 



Entre los oradores estuvo el "metrodelegado"  Roberto Pianelli, quien agradeció la "solidaridad" de los docentes tras la jornada de ayer, en la que 16 dirigentes sindicales fueron detenidos y luego liberados a la medianoche, por lo que el servicio se mantuvo paralizado todo el día.

 

 



"Gracias porque ustedes les enseñan a nuestros hijos a ser dignos, a no bajar los brazos y no aceptar que nos bajen los salarios", les dijo Pianelli a los docentes y añadió que "más tarde o más temprano vamos a ganar, y el FMI no va a poder con nosotros".

Las columnas de maestros confluyeron al mediodìa en la Plaza de Mayo provenientes del Noroeste Argentino (NOA), el Noreste (NEA), Cuyo, la Patagonia y la región Metropolitana.
Las columnas ingresaron a la Plaza de Mayo por tres lugares: Diagonal Norte (Roque Sáenz Peña), Diagonal Sur (Julio A. Roca) y Avenida de Mayo.

Por su parte, afiliados al Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) se concentraban en Avenida de Mayo y 9 de Julio, donde la titular de la seccional porteña, Alejandra López, reclamó la "reapertura de la mesa de condiciones salariales y laborales" en la ciudad de Buenos Aires.

A ellos se sumaban también trabajadores de la avícola Cresta Roja y, también, se integraban a la marcha metrodelegados, tras el paro realizado de ayer por la mañana en dos líneas de subte que, tras la detención de 16 dirigentes involucrados en cortes, derivó en la convocatoria a un paro total en toda la red, que se extendió hasta la medianoche. 

De la convocatoria de este miércoles part iciparon, además de la Ctera, el Sadop, la Federación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu), la Federación de Docentes de las Universidades (Fedun), la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y agrupaciones estudiantiles.