Parejas y organizaciones realizaron un "besazo" colectivo este martes frente a los tribunales en Buenos Aires, para protestar por el procesamiento de una mujer detenida brevemente el año pasado en un caso que las activistas denunciaron como homofobia. 

 

Bajo el lema #PresaPorBesar, se realizó este martes un "besazo" frente a Tribunales para protestar contra el procesamiento por "resistencia a la autoridad" y "lesiones graves" de Mariana Gómez, una joven que fue apresada por darse un beso con su esposa en una estación de subte.

Autoconvocada a través de las redes sociales y apoyada por organizaciones como la Federación Argentina LGBTI y la Asamblea Lésbica Permanente, la manifestación fue a las 11 en Lavalle y Libertad.

Además, la convocatoria incluyó un tuitazo cada día a las 11 hasta llegar al martes con el hashtag #PresaPorBesar.

El 2 de octubre la mujer, de 24 años, fue detenida durante algunas horas en la estación Constitución del subte C por darse un beso con su esposa, Rocío Girat, quien se hizo conocida por denunciar que su padre, un ex suboficial de la marina, la había "violado y golpeado desde los 13 hasta los 16 años en su casa y en una base naval".

Tanto las jóvenes como las organizaciones de la diversidad aseguraron que la aprehensión "sobrevino al intentar censurar ese beso", aunque la policía afirmó que "Gómez estaba fumando en un lugar prohibido".

La pareja denunció además que los agentes "se dirigieron a ellas en masculino, les pidieron la libreta de casamiento y que había otras 40 personas fumando en ese momento bajo el techo de policarbonato de Plaza Constitución".

Gómez fue detenida y acusada de desacato a la autoridad en octubre del año pasado, cuando se encontraba con Girat a la salida de una estación de metro.
 
Las mujeres sostienen que un agente policial aprehendió a Gómez con el argumento de que fumaba en un espacio no autorizado, pero que en realidad tomó represalias por haberse besado en público.  

"Sí, nos estábamos abrazando. Es la primera vez que detienen a una persona por fumar. Esa es en todo caso una infracción que se castiga con multa", dijo Girat. "Nos estábamos despidiendo porque íbamos a trabajar", refirió Gómez. 

Girat señaló que a su pareja "la tuvieron esposada por tres horas. Yo tenía la libreta de matrimonio y la mostré. Pero el policía escribió en la planilla que era soltera, con lo cual queda claro que hubo lesbo odio". 

En la protesta frente a los tribunales, las dos jóvenes estuvieron acompañadas por su abogado y decenas de activistas con pancartas y banderas. 

"Me hablaban como si fuese una amiga, cuando estamos casadas. Vamos a presentar la apelación", enfatizó Girat. 
 
Argentina fue el primer país de América Latina en aprobar el matrimonio igualitario, en 2010.  El matrimonio igualitario también es legal en Uruguay y Brasil (2013), Colombia (2016), y una parte de México (2009 en adelante). 

A principios de este año, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José, dictó un fallo en el que insta a los países del continente a reconocer el matrimonio homosexual con plenos derechos. 

 

 

 

Fuente: Télam