El suceso ocurrió en Hipólito Yrigoyen al 1500, a pasos de la Universidad de las Madres, en pleno Congreso. El manifestante fue salvajemente atropellado por un policía motorizado, rodeado de otros uniformados que nada hicieron para impedir semejante brutalidad.

El muchacho fue auxiliado por otros peatones y las imágenes hablan por sí solas. La víctima quedó con una profunda herida expuesta y debió ser trasladado a un hospital en grave estado.