Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

En el barrio San Marta y en las zonas aledañas, en el partido de Ezeiza, los vecinos hacen malabares para evitar enfermarse o sufrir una dolencia después de las ocho de la noche, horario en el que el único centro de salud cierra sus puertas por disposición de las autoridades municipales, cuyo argumento, ante tan determinante medida, radica en la falta de presupuesto para mantener la atención médica durante las 24 horas.

Sin embargo, todo se complicó más luego de que una joven muriera en la puerta del nosocomio, al cual arribó con signos vitales pero en momentos en que estaba cerrado. Por lo tanto, los vecinos exigen el reestablecimiento del servicio durante todo el día, a pesar de la firme negativa de los responsables del distrito.

"El intendente dice que no le alcanza el presupuesto y por eso cierra la salita" reveló a Crónica, Rolando, vecino del barrio Santa Marta, y quien mantuvo un encuentro con Alejandro Granados, máxima autoridad de Ezeiza. El testimonio hace referencia a la situación que tiene lugar en la Base 6 de las unidades de atención sanitaria municipal que abarca un radio de atención que además de los habitantes de Santa Marta, recibe a los de los cinco barrios más cercanos.

Justamente en dicho establecimiento, desde hace dos meses, se recortó el horario de servicio de 24 horas a 12, es decir, de 8 a 20, lo cual obliga a quienes demanden una atención a recurrir a otro recinto, situado a 25 cuadras. Al respecto, Rolando detalló que "cuando le dije eso a Granados, él me contestó que vayamos caminando o nos tomemos un colectivo, porque le es imposible mantener la salita funcionando todo el día".

Desamparados
En ese marco, tampoco los habitantes del lugar cuentan con médicos clínicos, ambulancias ni pediatría, un área esencial por la proximidad de un jardín de infantes y una escuela primaria, a las que asisten más de mil niños. Una serie de carencias, agravadas por la limitación horaria, que se cristalizó en los últimas demandas sanitarias que se desencadenaron en la zona.

Al respecto, el mencionado vecino señaló que "tenemos el caso de un nene de 11 años, con una enfermedad cardíaca, que necesita un médico a disposición las 24 horas. Además, el miércoles pasado, una chica intentó suicidarse, la policía llegó a tiempo y cuando la trajo a la base, todavía estaba viva pero murió porque estaba cerrado".

A su vez, el hombre recordó que "el 30 de enero llamamos a la ambulancia porque un nene se cayó de un caballo y sufrió una fractura pero como tardó en venir, lo llevamos a otra salita. Por estas cosas los vecinos están muy enojados". Por si fuera poco, en Santa Marta se suman otras problemáticas no resueltas como la falta de las redes cloacales y de agua corriente, y la existencia de un basural desde hace 18 años.