El abuelo fue asistido por personal del SAME. (Captura)

Un colectivero estacionó lejos del cordón y uno de los pasajeros, un adulto mayor, tardó en descender en una parada de Villa Urquiza. El chofer arrancó antes de tiempo, el abuelo terminó enganchado a las puertas y fue arrastrado por el vehículo. La víctima fue asistida en el Hospital Pirovano.

El hecho ocurrió en la avenida Crisólogo Larralde y Estomba, en el barrio porteño de Villa Urquiza. El anciano se subió a un colectivo de la línea 71 de regreso a su casa y, al llegar a destino, el colectivo frenó lejos del cordón y provocó que el abuelo tardara más de lo normal en bajarse. 

El chofer no se dio cuenta que el señor todavía no había bajado y arrancó. En ese momento, los pasajeros comenzaron a gritar y a pedir al colectivero que frene porque el abuelo había quedado enganchado a la puerta y estaba siendo arrastrado.

"Fue un milagro que no lo pisara la rueda"

Cuando bajaron para asistir al anciano, notaron que el chofer frenó justo a tiempo porque la rueda estaba a punto de pisarlo. "Fue un milagro que no lo lo pisara la rueda", dijeron.

Personal del SAME le colocaron un cuello ortopédico, lo revisaron y lo trasladaron al Hospital Pirovano donde fue dado de alta este sábado por la mañana. 

Cuando llegó el SAME el abuelo se encontraba tirado al costado del colectivo. Los médicos le colocaron el cuello ortopédico y luego lo revisaron. El chofer del colectivo quedó detenido por lesiones.