Un hecho insólito y al final de cuentas divertido, se produjo el fin de semana en un parque de la zona norte de Rosario, cuando en el medio de un demorado festejo del Día del Niño con el Gran Circo de Comunidad Redentor como espectáculo central, personal de la Guardia Urbana Municipal (GUM) se presentó en el lugar por una denuncia sobre presunto "maltrato animal".

Pero los gorilas, tigres y otros "bichos" que se sacaban fotos con los chicos eran personas disfrazados y peluches gigantes, y no animales reales.

Unas cinco mil personas disfrutaron de una jornada soleada en la zona norte de Rosario. Las jaulas estaban adornadas y, los domadores y los payasos hacían sus números con gorilas y tigres que se utilizaban en los viejos circos, cuando la ley permitía la utilización y explotación de animales.

La sorpresa de los organizadores fue cuando en plena diversión apareció personal de la GUM para notificarlos de que había una denuncia contra ellos por supuesto maltrato animal. Entonces los agentes debieron verificar que se trataba de hombres y mujeres con disfraces y en otros casos grandes peluches colocados en las jaulas.

De todos modos, como hubo una denuncia y el personal debió presentarse en el lugar, se labró el acta reglamentaria. Pero el festejo continuó sin problemas, para felicidad de los niños presentes.