Una asamblea de aeronavegantes acababa de concluir cuando la seguridad del Aeroparque Jorge Newbery dio la orden de desalojar las instalaciones. Aparentemente, una bolsa fue identificada como un paquete sospechoso.

Sin embargo, todo fue una falsa alarma. Se trataba de un juego de sábanas nuevo que una mujer compró y olvidó arrimado contra una pared.

Este incidente se sumó a las demoras y cancelaciones por asambleas. El Escuadrón Antibombas se acercó hasta la bolsa y descubrió que no se trataba de una amenaza ni un explosivo.
 

Así revisaban el paquete.


La dueña fue corriendo hacia los uniformados para dar aviso, llevó calma a los presentes y recuperó su objeto perdido.

La mujer recuperó las sábanas