MATRIMONIO. Las chicas vivieron historias personales muy fuertes. (Captura de TV)

Mariana Gómez y Rocío Girat son fuertes. Muy fuertes. Durante su adolescencia, ambas  chicas fueron abusadas por sus propios familiares y tuvieron que convivir con ese infierno, que como los decían sus abusadores era "normal".

La valentía de estas mujeres, no solo superó sus miedos, sino que llegó hasta ver a sus atacantes tras las rejas. Y así también se conocieron. Luchando. Peleando para que a ninguna mujer le pase lo que ellas vivieron.

Historias desgarradoras

Rocio fue violada en reiteradas oportunidades por su padre biológico, un ex oficial de la Armada, Marcelo Girat, quien está preso en Batán. Cabe recordar que aun cuando era adolescente, ella tomó notoriedad en los medios al reclamar, junto a su madre, que a su progenitor, quien abusó sexualmente de ella desde los 13 a los 17 años, fue beneficiado por la Justicia para cumplir su condena en su casa. Y gracias a esa lucha, finalmente, al macabro sujeto no se le otorgó la prisión domiciliaria. En su momento, la joven contó que varios de los abusos se produjeron en la base naval de Mar del Plata.

Por su parte, Mariana fue violada durante 15 años por su padrastro y también por su abuelastro, identificados como Osvaldo y Guillermo Sosa, quienes aunque fueron condenados se encuentran con arresto domiciliario, hasta que la condena quede firme y al tiempo que todavía Gómez lucha y denuncia que ambos están libres.