Juan Carlos Ibáñez fue encontrado al frente de un vehículo de la línea 129 por la madre del joven de 14 años que fue su víctima. La mujer se indignó, lo grabó y generó que la policía llegara hasta el lugar, y que el conductor dejara la unidad.

Sobre el tema, la firma de transporte emitió un comunicado en el que indica “la emisión de licencias es   
totalmente ajena a Grupo Plaza”.

Según se explicó la empresa “no ha sido informada bajo ninguna circunstancia de la inhabilitación dispuesta por la justicia ni por su órgano de control ni por el mencionado conductor”,  y también señalan que “la emisión de licencias son totalmente ajenas a Grupo Plaza”.

"Informamos que a la fecha el chofer ha sido inmediatamente desafectado de la totalidad de los servicios que presta nuestra firma, quedando a disposición de las autoridades competentes a fin que nos comuniquen las acciones pertinentes”, indica el texto.

La firma “somete a sus choferes en forma permanente a exhaustivas capacitaciones de seguridad vial”, que “profundiza diariamente” y es “pionera en estos proyectos”, dijo el Grupo Plaza, que “lamenta desde ya lo sucedido y se solidariza profundamente con la familia, amigos” y otras personas afectadas “por la desafortunada situación”.

La empresa se refirió así al incidente ocurrido a bordo del interno 747 de la línea 129 que se dirigía de La Plata a Capital Federal, cuando Carmen Lusardi descubrió que lo manejaba el mismo chofer que atropelló y mató a su hijo, cuando cruzaba por diagonal 80 y calle 40 para ir a la escuela.

Ibáñez fue condenado en abril último a dos años y ocho meses de prisión en un fallo que además lo inhabilitó como chofer por un período de ocho años, a pesar de lo cual estaba al mando de un transporte de pasajeros.