Por María Helena Ripetta
@mhripetta

En diciembre de 2012, la ley Nº 26.791 sobre violencia de género modificó el artículo 80 del Código Penal e incluyó el femicidio no como figura, sino como agravante. “Lo que hay que aclarar es que la figura del femicidio se utiliza jurisprudencialmente, no es una figura autónoma, es decir, no tiene un nombre y una pena determinada para una acción específica como por ejemplo lesiones, amenazas u homicidio”, explica la abogada Raquel Hermida Leyenda.

“Con la modificación de la ley, el agravante es la relación afectiva, no el vínculo legal”, explica la especialista. En efecto, el artículo en cuestión indica: “Se impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua al que matare: a su ascendiente, descendiente, cónyuge, ex cónyuge, o a la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia”. El agravante en la ley figura como “quien mate a una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género”. “Este es el punto que más se parece al femicidio”, explica Hermida.

Por su parte, María Laura Novo, abogada voluntaria del Área de Incidencia en Políticas Públicas de la Asociación La Casa del Encuentro, que ayuda a mujeres víctimas de violencia de género, es categórica: “El femicidio es un agravante que está en el artículo 80 inciso 11, pero no siempre la Justicia lo reconoce. Lo califica como un homicidio agravado por el vínculo, entonces no se reconoce que hubo violencia de género, que hay una violencia física, psicológica, y muchas veces económica que culminaron en el femicidio. Falta perspectiva de génerodesde la Justicia”, indica.

En efecto, aún hay jueces que, al no comprobar el vínculo, siguen colocando la carátula de homicidio simple que, al no ser agravado, no contempla la pena máxima e incluso hay casos en los que se usa la figura de emoción violenta.

“Lo más importante es que la violencia de género se considere desde la Justicia un delito. Es positivo también la rapidez en la que llegan a juicio los femicidas. Falta aún que desde el Poder Judicial se aplique esta ley cuando hay violencia de género y que se caratule así”, sostiene en tanto Ada Rico, presidenta de La Casa del Encuentro. La ley está; lo importante es que sea aplicada con perspectiva de género.