Por Florencia Bombini
@florbombini

Mientras en Hollywood las estrellas continúan acumulando éxitos, a muchos kilómetros de distancia, específicamente en Villa Rosa, Pilar, un lugar desconocido para las figuras del primer mundo, Roberto Félix Cattáneo, de 88 años, y Segunda Olegaria Gutiérrez, de 86, se convirtieron en los protagonistas de una maravillosa y emocionante historia de amor, de esas que son difíciles de encontrar y que jamás fueron plasmadas en un guión de película.

Se conocieron en segundo grado de la primaria en una escuela de la ciudad de Recreo, en Catamarca, se fueron a vivir a la provincia de Buenos Aires, conformaron una hermosa familia y el pasado sábado 19 de mayo dieron el sí ante la presencia de un pastor evangélico que se encargó de realizar la ceremonia, junto con la presencia de sus siete hijos más nietos y bisnietos.

 

Roberto está luchando contra una dura enfermedad y, lejos de darse por vencido, tomó la decisión de proponerle casamiento a su mujer. Y, cual joven que busca sorprender a su novia, el hombre hizo lo propio con Segunda. Luis es uno de los once hijos que tuvo este matrimonio (en la actualidad son siete los que acompañan a sus padres) y fue quien le relató esta maravillosa historia a Crónica: "Nosotros siempre lo ayudamos a levantarse de la cama y caminamos con él. Cada vez que pasa para el baño, le da un beso a mi mamá. En una de las tantas veces que pasó, le dijo si se quería casar con él".

De esa forma fue cómo comenzaron los preparativos para la ceremonia que se realizó en la casa de los protagonistas con la presencia de un pastor evangélico, quien, al momento del consentimiento, le dijo a Roberto: "Ya no le podemos decir, si promete cuidarla y protegerla porque ya lo ha hecho por largos años, pero sí bendecir al resto de su familia", y pasó directamente a la imposición de los anillos.

 

"Muchos de nosotros nos quebramos por la emoción, por el hecho de ver a él cumpliendo el sueño que antes no había podido hacer. Los vimos muy felices y estamos muy orgullosos", sostuvo Luis. Roberto cumplirá 89 años el próximo 1° de julio. "Yo tengo fe en Dios de que lo vamos a poder festejar y de que seguirá cumpliendo", comentó Gustavo, otro de sus hijos.

La historia comenzó en Catamarca. Allí se conocieron y decidieron continuar su vida en Villa Rosa, donde actualmente siguen viviendo y donde sus hijos formaron sus respectivas familias. A él esperaba un trabajo en el Ferrocarril Belgrano Norte y a ella la crianza de los chicos, que hoy ya tienen nietos.

Pudieron casarse por civil cuando eran muy jóvenes, pero la ceremonia religiosa debió esperar hasta aquella emocionante noche del 19 de mayo, que hasta hoy sigue haciendo lagrimear a más de uno.